Por Luis Aranguren
8 septiembre, 2021

Los doctores estiman que si no se opera pronto, probablemente no logre cumplir los 2 años por su enfermedad hepática.

Todos los padres del mundo estarían dispuestos a hacer lo que sea por sus hijos, para que estén bien y saludables, aunque en ocasiones parece que esos esfuerzos no son suficiente. Sin embargo, los ven ahí, luchando cada día por llevar el pan a la casa y lograr que sus pequeños estén bien.

Alguien que está así justo ahora es Antonio Detablan, un padre de 34 años con un hijo que está sufriendo de una grave enfermedad en el hígado.

Facebook / Sumalpong Jenny

Para que su hijo pueda estar sano, es necesario un trasplante que cuesta alrededor de 30 mil dólares , una cantidad que ellos no pueden costear. Sin embargo, este padre no planea rendirse y se ha dedicado a vender pastel de plátano a un lado de la carretera para reunir el dinero.

El pequeño de casi un año sufre de atresia biliar, una rara enfermedad hepática que solo afecta a algunos bebés y se produce por vías biliares estrechas o bloqueadas que no permiten el libre paso del líquido digestivo que este órgano produce.

Facebook / Sumalpong Jenny

Toda la familia vive en Calambá, Filipinas, donde sale a vender sus productos cada día con la finalidad de conseguir el dinero a través del buen sabor. Por fortuna, alguien subió a Facebook lo que sufría esta familia y muchos se han acercado a ayudar según LifeStyle.

Mientras, Antonio y su esposa, portan camisas que dicen: Por favor, compre pastel de plátano por una causa para salvar la vida de nuestro bebé Aki de la atresia biliar”.

Facebook / Sumalpong Jenny

Los médicos aseguran que de no ser operado rápidamente, existen muy pocas probabilidades de que sobreviva para el próximo año. Sin embargo, ellos no se rinden y siguen vendiendo sus pasteles cada día, además hacen colectas y demás para intentar recaudar el dinero.

En redes sociales muchos se han unido para lograr que Aki, como se llama el bebé, logre tener una operación a tiempo y pueda vivir una vida tranquila. Es tan solo un bebé y una enfermedad no debería detener todo su porvenir, solo porque su familia no tiene bastante dinero.

Facebook / Sumalpong Jenny

Al menos, está rodeado de personas dispuestos a hacer de todo por él, como su padre quien cada día se dedica a vender aquellos pasteles de plátano para conseguir algo de dinero.