Por Antonio Rosselot
29 mayo, 2020

Janet y Derek (Singapur) recorren los supermercados, mayoristas y restaurantes todos los días para llevarse el alimento que sobra y donarlo a quienes más lo necesitan. Su labor inspiró a decenas de compatriotas, que decidieron ayudarlos como voluntarios en su misión.

Si bien esta pandemia ha sido terrible en todo el mundo y ha causado muchos malos pasares y sufrimientos, también ha sido la oportunidad ideal para que aparezca la gente solidaria y realmente preocupada del prójimo. Hoy en día es cuando necesitamos más personas sensatas y humanas, valga la redundancia.

A continuación, nos iremos a Singapur para conocer a dos de estos buenos samaritanos en tiempos de pandemia. Janet y Derek son una pareja oriunda de la zona de Sengkang, quienes en 2019 fundaron una organización caritativa llamada Food Rescue Sengkang.

FB: Food Rescue Sengkang

¿Y cuál es su labor? Rescatar todos los alimentos que sobran al final del día en restaurantes, supermercados y panaderías para donarlos a los más necesitados.

Dado que Singapur está actualmente en un período de aislamiento, mucha gente se ha visto complicada para abastecerse, por lo que Janet y Derek han estado trabajando más que nunca en estos días; por tediosa y cansadora que pueda ser la labor, la hacen con la mejor de las disposiciones.

FB: Food Rescue Sengkang

De acuerdo al portal Must Share News, la pareja responde todos los llamados de ayuda que reciben. Además de obtener la comida sobrante, ambos invirtieron parte de su propio dinero para comprar y entregar tickets de descuento en supermercados a familias necesitadas.

El rol de ambos ha sido clave en dicha zona, lo que se ve reflejado en lo que lograron los últimos días de abril: consiguieron carros de piña, arroz, pan, plátanos y otros vegetales para repartir, logrando alimentar a 200 familias en uno de esos días.

FB: Food Rescue Sengkang

El trabajo de Janet y Derek ha causado admiración total por parte de sus compatriotas, por lo que la organización está creciendo cada vez más con nuevos voluntarios. La pareja, en tanto, señala que a pesar de que están cansados físicamente, el calor que reciben de la comunidad basta y sobra para continuar.

Tal como dicen ellos: «Un pequeño paso basta para hacer una diferencia en las vidas de los demás, y estamos contentos de haber dado ese paso».

FB: Food Rescue Sengkang

¡Bravo!