Por Lucas Rodríguez
26 noviembre, 2020

El matrimonio Lewis tenía una enorme y fastuosa boda planeada para mediados de este año. Cuando el COVID-19 interrumpió sus planes, decidieron ocuparlo todo en menús para los que más lo necesitaban. Fue una muestra de amor aun más grande que celebrar.

La aparición prácticamente sin anuncio del COVID-19 por todas partes del mundo tomó a todos por sorpresa. Planes tuvieron que ser cancelados, respuestas de emergencia fueron arrojadas sin tiempo para pensarlas dos veces en los gobiernos de todo el mundo. Fue una situación como no nos debíamos enfrentar hace años, por lo que obligó a que todos sacáramos lo mejor de nosotros mismo. Esto implicó tanto a quienes están a cargo de liderar los países, como quienes les tocó enfrentarse directamente al virus o incluso, tener que tomar decisiones que podrían contribuir al contagio. 

Sophie Cazottes Photography

Una pareja que demostró ser un ejemplo a seguir en esta situación fue el matrimonio de Emily Bugg y Billy Lewis. La pareja de Chicago ya había invertido 5 mil dólares en una fastuosa ceremonia de matrimonio, que usarían para celebrar atar el moño para su futura vida en pareja. Desgraciadamente, el COVID-19 y las cuarentenas que impuso, tenían otros planes. 

Sophie Cazottes Photography

Frente a eso, Emily y Billy decidieron que lo mejor que podían hacer era firmar su matrimonio civil en los registros civiles de su ciudad. Pero eso dejaba una cuestión sin resolver, ¿qué hacer con todo el dinero que ya habían invertido en comida para su boda?

Sophie Cazottes Photography

Dado que la empresa a cargo no tenía políticas de reembolso, la pareja decidió que lo mejor que podían hacer era darle un uso humano. Así fue como esos 5 mil dólares fueron a dar a los refugios para indigentes o los lugares donde se ofrecen comidas gratuitas para quienes lo perdieron todo con el virus o las consecuencias económicas que lo siguieron:

“Nos pareció la mejor manera de convertir una mala situación en algo bueno. No nos quedó otra más que tomar grandes decisiones. Nos pareció lo mejor para poder seguir adelante con nuestras vidas.”

–Billy Lewis para el Washington Post

Sophie Cazottes Photography

Cuando llegó el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, esos 5 mil dólares fueron a dar a una compañía que ayuda a personas con problemas psicológicos, dándoles un refugio así como preocupándose de que tengan una dieta estable. Teniendo en cuenta que ese día recibieron lo que debía ser el menú de una lujosa boda, para ese día el refugio pudo darse una cena de lujo. 

Sophie Cazottes Photography

Todos estaban muy agradecidos con la generosidad de la pareja, quienes también aprendieron una valiosa lección sobre aprender a desprenderse de las cosas y abrazar las buenas acciones y su valor.