Por Catalina Maldonado
30 abril, 2021

Como todo un cliente VIP, este perrito llevó su plato y se acercó al mostrador para recibir un poco de comida. Nadie dudó en darle una, dos y hasta tres porciones por su adorable actitud.

La vida de un perrito en la calle no es nada de fácil pues, no solo deben sortear con la desilusión de no tener una familia que los ame, si no que deben conseguir su propia comida, techo y abrigo para sobrevivir. Sin embargo, hay algunos suertudos que sobreviven gracias al amor de su vecindario y pasan a convertirse en perritos comunitarios. 

Así es la relación que tiene un perro en Tailandia, quien se roba el corazón de todos los vecinos y sobre todo, de un restaurante local, quienes han compartido el adorable momento en que este can se acerca con su plato para pedir un poco de comida. 

YouTube MI Amigo del Alma

El perrito de color negro con manchas marrones, se ha convertido en el cliente estrella de este restaurante y es que, sabe como provocar ternura entre sus dueños y la gente que trabaja en el lugar. ¿Quién no adoraría a un perro que sostiene su propio plato de comida?

Las imágenes fueron tomadas justamente por uno de los clientes del lugar, Khun Zai, mientras pasaba a recoger su almuerzo junto a un grupo de amigos. En el momento exacto, entra este perrito exigiendo un bocadillo en su plato hecho de cáscara de coco. 

YouTube MI Amigo del Alma

Primero, le dieron un mordisco de carne pero eso para este perrito no fue suficiente y pidió los siguientes bocadillos. La mujer no pudo resistirse y después de dar una carcajada, le sirvió un poco de sopa.

De acuerdo al autor del vídeo, el perrito se llama Sri Suk y es toda una sensación en la zona.Tiene cerca de 7 años de edad y gracias al cuidado de los vecinos ha llevado una vida feliz y llena de aventuras.

YouTube MI Amigo del Alma

Zai dijo: “Todos los vecinos se enamoran de los encantos de Sri Suk, es tan lindo. ¿Cómo no podríamos darle de comer?”.

Revisa el adorable momento a continuación: 

Nunca está de más darles comida, un poco de agua y una caricia. Ellos también merecen cariño.