Por Camilo Morales
24 septiembre, 2021

Mono era un experto sustrayendo cualquier producto que se le atravesara por sus narices. Así, acumuló en su historial una gran variedad de panes de las distintas tiendas de Palestina, Colombia. Un día, en vez de ser “detenido” fue adoptado por la policía.

En el pueblo llamado Palestina, de la región de Caldas en Colombia, habita un singular perrito que se ganó la fama de ladrón profesional. Se trata de Mono, un perro de color claro que le trajo más de una rabieta a las panaderías de la plaza central del lugar. El can se transformó en el enemigo número uno, porque con habilidad se robaba todo lo que podía. 

Policía Nacional de Colombia

Mono era un experto sustrayendo cualquier producto que se le atravesara por sus narices. Así, acumuló en su historial una gran variedad de panes de las distintas tiendas de Palestina, en las cuales robaba y desaparecía del lugar sin dejar rastros. Como todo un profesional.

Policía Nacional de Colombia

Sin embargo, las “fechorías” de este perrito siempre terminaban con algún oficial de policía “deteniéndolo”. Las autoridades tenían a Mono entre ceja y ceja. Además, con el pasar del tiempo, las personas que lo veían se fueron dando cuenta que lo más probable es que Mono haya vivido toda su vida en la calle.

Un día los policías tomaron una decisión, se lo llevaron hasta la estación de policía pero no con el objetivo de detenerlo, sino que para brindarle un hogar.

Policía Nacional de Colombia

Así, Mono cambió de bando para dejar atrás su pasado delictivo y se unió a las fuerzas de orden. Ahí recibió su nombre, baño, alimentación y una cama. Según consigna RCN, en dos meses de instrucción el perrito pudo adaptarse para cumplir las normas de su nuevo hogar.

Policía Nacional de Colombia

Pero no todo quedaba ahí. Mono recibió un entrenamiento de perro policial, se le entregó su chaqueta oficial y fue condecorado como el último miembro de la institución. Ahora, este perrito exladrón participa en misiones de bajo riesgo y principalmente de prevención, como rondas de vigilancia junto a camionetas y motos de la policía de Colombia.

Mono ya dejó de robar panaderías, para cuidarlas.