Por Antonio Rosselot
20 mayo, 2020

«Nosotros tenemos necesidades, pero tenemos comida (…) hay gente que realmente tiene hambre y para eso estamos», dijo Patricio Olivares, del sindicato de trabajadores de la pequeña caleta de Queule (Chile). La donación equivale a unos 70 kilos de pescado fresco.

Ayer martes por la madrugada, los pescadores de la pequeña caleta Queule (Región de la Araucanía, Chile) se levantaron a primera hora para cargar sus vehículos con reineta, un pez que abunda en las costas chilenas, similar a la merluza.

Este grupo de pescadores se dio cuenta de que si bien la pandemia les había generado necesidades, la comida no estaba dentro de ellas. Por lo mismo, decidieron hacer una donación de 200 platos de reineta para las ollas comunitarias que se están haciendo en la zona.

Araucanía Diario

Debido a la pandemia y como en todo el mundo, muchos negocios han tenido que interrumpir su funcionamiento o derechamente cerrar, por lo que la situación para aquellas familias con menos posibilidades recrudeció con fuerza. Además, está llegando el invierno en Chile y las temperaturas están bajando progresivamente, por lo que tiene que haber alimento para aquellos que no pueden acceder a él.

Esta enorme cantidad de pescado —unos 70 kilos en total— fue llevada a la casa de doña Carmen Mora, cerca de la ciudad de Temuco, quien se encarga de preparar las ollas comunitarias para los vecinos del sector.

«Nosotros tenemos necesidades, pero tenemos comida y por eso vinimos a Temuco a ayudar a quienes hoy están necesitados. Nuestra idea era entregar esta primera donación, pero el viernes haremos más entregas porque entre todos podemos colaborar. Hay gente que realmente tiene hambre y para eso estamos».

Patricio Olivares, presidente del sindicato de pescadores de Queule, a Araucanía Diario

Araucanía Diario

Por otra parte, Carmen Mora señaló que la donación fue muy importante ya que desde que empezó a cocinar para los más necesitados, varias personas han tocado su puerta en busca de un plato caliente.

«Mañana [hoy] vamos a entregar pescado frito con papas y repollo a todos quienes quieran venir a nuestra olla común. Esta es una más de las bendiciones que estamos recibiendo día a día, hoy hicimos porotos y nos faltó así que tuvimos que hacer también tallarines, y así Dios nos está proveyendo de muchas bendiciones para repartir entre nuestros vecinos. Vamos a seguir ayudando, porque amor no nos falta».

Carmen Mora a Araucanía Diario

TVN

Incluso entre la gente con menos recursos, el sentido de ayuda y colaboración es más fuerte que nunca en estos duros días.¡Qué mejor ejemplo que este!