Por Pilar Navarro
5 enero, 2018

Tu vida cambiará en poco tiempo.

Advertencia: No consumir sin aprobación médica.

Cuando somos descuidados con la alimentación, nuestro organismo comienza a acumular grasas y sustancias dañinas que a largo plazo afectan nuestra salud y que son la principal causa de que al comenzar una dieta sana bajemos tanto de peso. El cuerpo comienza a desintoxicarse y gracias a los nuevos alimentos saludables, elimina todo «el mal», no obstante, no siempre ocurre como lo esperamos. Algunas personas no logran bajar de peso como desean y es allí cuando entran los trucos alimenticios.

Diuréticos, los grandes aliados.

Son un grupo de alimentos que al ser ingeridos provocan la rápida eliminación de agua y electrolitos del organismo. Esto, a través de la orina, sudor y materia fecal. Gracias a su estimulación, las grasas acumuladas corren más rápido ayudando a bajar de peso.

Algunos de estos alimentos son el té, la piña, el café, el mate, los espárragos y el perejil.

iStock

El truco

Una excelente mezcla para limpiar el cuerpo es la del perejil y la piña. Ambos diuréticos aportan vitamina C, calcio, fósforo y vitamina K. Lo que debes hacer es:

  1. Agrega un chorrito de agua a la licuadora.
  2. Añade un puñado de perejil.
  3. Coloca unos 5 trozos de piña bien madura para aprovechar su dulzor.
  4. Bebe a temperatura ambiente.
iStock

Otra opción:

  1. Hierve la cáscara de la piña en un litro de agua.
  2. Agrega 5 cucharadas de perejil y vuelve a cocinar por dos minutos.
  3. Retira del fuego y déjalo reposar por 20 minutos.
  4. Cuela el agua y bebe el jugo durante el día con intervalos de vasos con agua normal.
iStock

Cualquiera de las dos opciones te ayudará a desintoxicar y a perder algunos kilitos.

¿Efectos secundarios?

Todo alimento ingerido en exceso causa malestar a largo plazo. El perejil puede provocar irritación estomacal y si tienes un metabolismo rápido, podría hacerte perder excesivas vitaminas y minerales. Si deseas probar este jugo, hazlo solo un par de veces a la semana y siempre que tengas la oportunidad, consúltalo primero con un especialista.

¡Hay que cuidar la salud!