Por Lucas Rodríguez
27 octubre, 2020

Ahora que el hemisferio norte entra en el invierno, John Fallon decidió que debía darle una ayuda a las personas sin hogar. Se nos ocurren pocas cosas mejores que darles una buena alimentación.

Uno de los problemas más endémicos de las sociedades modernas, es el de las personas que viven en las calles. No hay una sola razón de por qué una persona que de lo más bien podría conseguir un empleo y llevar una vida más normal, termina por dormir en el espacio que todos los demás usamos para caminar. En muchísimos casos se trata de personas que padecen enfermedades mentales, o que sufrieron una caída particularmente grave en las drogas más adictivas. Aun más difícil que esto, hay algunos que lo hacen a toda consciencia, declarándose desilusionados con la vida moderna. 

Facebook: Beverly Farms Gardens

Las razones son muchas, por lo que darle una solución a este problema no es algo que se pueda realizar con mucha facilidad. Lo que sí se puede hacer, es ofrecerles un poco de ayuda:

“Estaba viendo ese espacio una tarde. Le llegaba el sol perfecto y pensé ‘Es el espacio ideal’. Me acerqué al departamento de tráfico de la ciudad y les dije ‘No pretendo hacer dinero con esto, es todo para caridad’. Estuvieron felices de apoyarme.”

–John Fallon para WCVB

Facebook: Beverly Farms Gardens

Eso fue lo que hizo John Fallon, un hombre con conocimientos agrícolas, de las afueras de Boston, Massachusetts. Notando que la temporada del calor y el clima beningno se acerca a su fin en el hemisferio norte, John se puso manos a la obra para procurar a los varios cientos de personas sin hogar que viven cerca de él, de una mejor posibilidad para luchar contra el frío del invierno. 

Facebook: Beverly Farms Gardens

En lugar de forzarles un tratamiento u obligarlos a entrar a un refugio, John convirtió uno de los espacios públicos desperdiciados de su ciudad, en una granja. En uno de estos bancos de pasto que muchas veces separan a una calle de la otra, John, junto a varios amigos, familiares y voluntarios, plantó una amplia variedad de vegetales. 

Facebook: Beverly Farms Gardens

Al poco tiempo su idea había llamado la atención de los medios, así como inspirado a otras personas a repetir su idea en otros sectores de la ciudad.

Facebook: Beverly Farms Gardens

Hasta el momento, John y sus voluntarios han mostrado en el Facebook de Beverly Farms Gardens, que ya han conseguido cultivar más de 3 mil kilos de hortalizas y verduras, todas disponibles en cajas para quien necesita de un poco de buena nutrición. 

Facebook: Beverly Farms Gardens

El problema de las personas sin hogar es uno en el que no podemos llegar e intervenir, dando por hecho que sabemos lo que estamos haciendo. Pero al darles la oportunidad para alimentarse bien, John al menos está mejorando su situación de vida. Quizás mejor alimentados y nutridos, puedan ellos mismos recapacitar sobre su situación.