Por Catalina Maldonado
23 septiembre, 2021

Luego de que dos ladrones entraran por la noche y se llevaran al animal, ahora el patito ya está de regreso en su casa con su familia. Un ejemplar que tiene un alto precio en el mercado paraguayo y en la cocina.

Todo parecía indicar que el destino de este patito sería dentro de una cocina o en el mercado negro, sin embargo y pese a que todo estaba en su contra, el animal pudo regresar con su familia desesperada luego de una acto delictual.

Por la noche en la ciudad de Capiatá, una ciudad en Paraguay, dos sujetos entraron a un hogar particular con la misión de robar los dos patos que la familia tenía en su poder. La idea era venderlos o usarlos como comida, pues la carne de una especie como esta es bien avaluada.

Telefuturo

Sin embargo, ninguno de los delincuentes esperaba que justo una patrulla de policías se encontrara unas cuadras más abajo cuando los sujetos salieron con ambos ejemplares escondidos. Al momento de ser atrapados, un pato salió corriendo y el otro fue capturado por la policía.

“Entramos a una zona oscura y al dar la vuelta en una curva, le sorprendimos a muchachos, y al vernos, ellos soltaron los patos, dos tenían. Ahí nos bajamos, quisieron correr y aprehendimos a los dos”, dijo el uniformado a medios locales.

Pero la historia de este pato comenzó a viralizarse en redes sociales, luego de que la policía compartiera imágenes del animal disfrutando en el patio de la Comisaría 32ª de Capiatá. Muchos simpatizaron con el ejemplar y lo llamaron “El patito feo”. 

Telefuturo

A mediodía, y gracias a la acción de las redes sociales, la familia Giménez Florentín llegó hasta la comisaría afirmando que el ave era de su propiedad. La reconocieron, demostraron que se trataban de los propietarios y se la llevaron.

Telefuturo

Según indican medios locales, este pato —quien alcanzaba un importante tamaño—, tendría un valor en el mercado de aproximadamente G. 120.000, lo que sería unos 20 dólares. 

Por el momento “El patito feo”, al igual que en el cuento infantil , tuvo su final feliz.