Por Leonardo Granadillo
7 febrero, 2019

Juzgamos a las personas solamente por el dinero que tienen, incluso cuando tratan de ser más humanos.

Hace ya algunas semanas se hizo popular una imagen en redes sociales protagonizada por el segundo hombre más rico del mundo, Bill Gates, cuya fortuna esta valorada en algo así como 93.500 millones de dólares.

Puede pedir delivery, puede mandar a cualquier empleado, podría estar comiendo un plato preparado por el mejor chef del mundo y créeme que no va a descuadrar su presupuesto del mes, pero él prefiere hacer fila por una hamburguesa.

Y no, esto tampoco lo convierte en la persona más humilde del mundo, ni en alguien digno de admirar, esto lo convierte simplemente en humano. En la imagen se puede notar que no estaba en ningún lugar de renombre y tampoco apurado.

No se generaliza pero hay quienes por su fama o el dinero que tienen alardean a tal punto que no están dispuestos a esperar mucho tiempo por una comida menos en un negocio informal.

AP

Pero Gates estuvo totalmente tranquilo, paciente, respetuoso como siempre ha sido reconocido, quien lo ve no sabe que su fortuna está cerca de los 100 mil millones de dólares o que comanda una de las organizaciones de caridad más grandes del mundo.

«Cuando tu fortuna alcanza los 100.000.000.000, manejas la organización de caridad más grande del mundo y te paras en la fila para una hamburguesa, papas fritas y una bebida en el Dick’s como el resto de nosotros. Así es como los verdaderos ricos se comportan, no como el ‘idiota’ de la Casa Blanca» señaló Mike Galos, quien captó con su cámara la situación.

Facebook: Mike Galos

Es difícil para algunas personas comprender que a veces quien lo puede tener todo aprecia lo más simple, estar pensativo mientras está en una fila para comprar, recordar cuando no eras nadie y tenías este tipo de costumbres como cualquier otra persona.

Habla más de nosotros como sociedad, y el como nos sorprende que por tener dinero este haciendo lo que esta haciendo, que el hecho en realidad de que Gates compre una hamburguesa de $7,68 dólares americanos, cosa que hace con cierta regularidad.

Youtube: Gate Watson

Los magnates o famosos la mayoría de las veces no se endiosan ellos, los endiosamos nosotros.