Por Teresa Donoso
2 junio, 2017

¡Demasiado fácil y rico!

Los palitos de ajo parecen ser el acompañante perfecto para tu pizza, sin embargo, a menudo te generan un gasto extra que no siempre es bienvenido. Además ¿qué pasa si sólo quieres palitos y no la pizza entera? En todos esos casos creo que es mucho más fácil simplemente preparártelo tú mismo y congelar grandes cantidades para cuando te den ganas de comer. Hazlo con esta receta y procura guardar una o dos porciones extras. De esa forma podrás hornearlos cuando quieras.

Ingredientes (rinde 20 palitos):

– 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
– 100 gramos de queso crema a temperatura ambiente.
– Una yema de huevo.
– 2 cucharadas de agua.
– 2 dientes de ajo picados.
– 260 gramos de harina.
– 60 gramos de queso parmesano rallado.

Preparación:

1. En un bol mezcla la mantequilla con el queso crema y las yemas. Incorpora el harina, la mitad del queso parmesano, el ajo y el agua.
2. Forma una masa homogénea, envuélvela en plástico film y refrigérala durante 30 minutos.
3. Precalienta el horno a 170º Celsius.
4. Estira la masa con un uslero sobre una superficie espolvoreada con harina.
5. Con la ayuda de un cuchillo corta varias tiras.
6. Pon las tiras en una bandeja para hornear y tuérceles los extremos.
7. Espolvoréales el resto del queso y hornea los palitos durante 20 minutos.
8. Déjalos enfriar, ¡y disfruta!

Y ahora, a comer.

Te vas a dar cuenta de que la comida casera siempre tiene mejor sabor.