Por Ghalia Naim
29 septiembre, 2017

Antes de desafiarme, hagan la prueba 🙂 .

Nunca me han gustado mucho los dulces, pero si hay algo que me eleva a los cielos son las galletas. Por eso, aprovechando este espacio, decidí aventurarme y buscar en la web las recetas más aclamadas con chispas de chocolate, ¿qué pasó? Bueno, tras varios días metida en diferentes páginas y decenas de guías que aseguraban tener “el secreto”, seleccioné tres de ellas y me propuse a hacerlas. Los elegidos fueron el chef Alton Brown, Thomas Keller y una marca de producto pre hecho muy famoso para comparar.

Esta fue mi historia….

upsocl

Fui al supermercado en busca de los ingredientes para hacer las tres recetas. Además, tras varios intentos sin éxito me topé con varios inconvenientes:

  1. La receta de Brown y la de Keller requerían azúcar morena… Yo no encontré en ningún lado. Ambos chefs son de Estados Unidos y asumí que allá hay más variedad de productos, pero al menos en Latinoamérica esta clase de azúcar no es tan popular. Incluso, aquí en Chile es bastante cara.
  2. El polvo de hornear que conseguí era extremadamente salado, por lo que las primeras pruebas no quedaron tan bien. Entonces, tuve que eliminar la sal de todas las recetas.

Comencé con las galletas de Alton Brown:

  1. Piqué los trozos de dos tipos de chocolate (uno oscuro amargo y otro claro).
  2. Eliminé los residuos y polvos con un colador
  3. Agregué a la harina una pizca de sal (la cual al segundo intento eliminé por el tema del polvo).
  4. Mezclé el azúcar y la mantequilla, agregué los huevos y luego la harina.
  5. Una vez mezclado todo, añadí los trozos de chocolate.
upsocl
upsocl
upsocl
upsocl

¿El resultado?

Esta galleta gordita, suave y llena de sabores… Todo gracias a la mezcla de los chocolates:

upsocl
upsocl

La segunda receta fue la de Thomas Keller y aunque al principio no me convenció mucho, luego se ganó mi corazón.

  1. Corté trozos de chocolate “normal” ni muy dulce ni tan amargo y eliminé el polvillo con un colador.
  2. Hice el mismo proceso con la harina: Le agregué polvo de hornear y sal (aunque la segunda vez solo añadí el polvo por el tema de que junto a la sal quedaba demasiado salado).
  3. Derretí la mantequilla como lo dice en su receta y la mezclé con el azúcar.
  4. Agregué los huevos y luego mezclé todo.
  5. Por último, añadí el chocolate y un toque de vainilla.
upsocl
upsocl
upsocl
upsocl

¿El resultado?

Tras tres intentos, debido a que los ingredientes no me ayudaban (me refiero al bicarbonato y a la sal), encontré la mezcla perfecta y obtuve unas deliciosas galletas que al rato estaban muy crujientes.

upsocl
upsocl

Finalmente, me aventuré a proba runa fabulosa marca de mezcla pre hecha para descubrir si en realidad esta clase de productos pueden ganarle a unas deliciosas galletas caseras y bueno… Esto pasó:

  1. Añadí mantequilla.
  2. Mezclé con un huevo.
  3. Agregué una pizca de leche.
  4. Mezclé todo y lo metí en el horno.
upsocl
upsocl
upsocl
upsocl

¿Qué pasó?

Resultaron unas perfectas galletas en cuanto a sabor y textura, parecían de paquete.

upsocl
upsocl

¿Veredicto final?

Cada receta tenía su truco único, sin embargo, me atrevo a decir que para conseguir una repostería de calidad es necesario conocer los ingredientes y marcas que venden en tu país. Por ejemplo, el bicarbonato que venden aquí es demasiado salado, por lo que tuve que modificar las recetas y eliminar la sal por completo. Además, no conseguí azúcar morena, por lo que me limité a la blanca. Finalmente, cuando logre proporcionar bien la receta tomando en cuenta las características de los productos, logré hornear unas verdaderas delicias.

  1. La receta de Brown es esponjosa, muy casera.
  2. La de Keller es más crujiente y curiosamente con un toque chicloso.
  3. La mezcla pre hecha estaba perfecta, pero no tenía ese distinguido sabor “casero”.

Según mi gusto, la ganadora es la #2.

Aquí dejo las tres:

upsocl
upsocl

¿Cuál sería tu favorita?