Por Luis Aranguren
20 septiembre, 2021

Los reos prefieren trabajar en el campo y obtener una buena alimentación a comer lo que les da el Estado. Aunque estén encerrados, quieren tener comidas decentes.

Muchos podríamos pensar que los presos no merecen compasión alguna, pues estar en ese lugar es una consecuencia de sus actos. Pero existen los derechos humanos y deben tener una vida digna, además, la idea de un sistema penitenciario es que una vez paguen por sus crímenes puedan reinsertarse a la sociedad.

Sin embargo, ellos suelen lidiar con situaciones muy poco agradables en su estancia dentro de estos recintos que le pueden producir enfermedades.

Impact Justice

Una de estas es el alimento, quienes según la ONG Impact Justice, suelen ser de lo más horribles y muy poco alimenticias. Destacan que los alimentos suelen estar muy cocidos, poco cocidos y en ocasiones en estado de putrefacción.

Es por eso que en Instalación Correccional de Mountain View en Charleston Maine, los presos junto la ONG ya nombrada, han desarrollado un proyecto que les ha dado mejor vida.

Ellos han tomado una gran parte del jardín para cultivar sus alimentos, y es que según Leslie Soble de Prison Food Project en Impact Justice producen más de 45 kilos de comida al año. Esto ha hecho que el tiempo en prisión de Tim Rooney, sea más agradable, pues se encarga de cocinar con verduras cultivadas y cosechadas por otros residentes.

Impact Justice

“Sabes, existe el sentimiento de que las personas que han causado daño no merecen alimentos de calidad. No merecen el bienestar y la atención. Sabes, no son desechables, pero ese es el mensaje que les estamos enviando a través de los alimentos”.

-Leslie Soble dijo en su informe sobre la comida carcelaria–

Julio Orsini era un preso que solía irse con hambre a la cama porque no podía soportar lo que le ofrecían en el comedor. Asegura haber cargado cajas de alimentos que decían: “No apto para el consumo humano”, sin embargo, era lo que luego servían en sus platos.

En Impact Justice, piensan que con el mensaje correcto muchos presos dejarán sus vidas delictivas al salir de la prisión. Esperan que más cárceles enseñen a sus reos a sembrar sus propios alimentos y a mostrarles cuán valiosos pueden llegar a ser para otros.

Getty Images

Además, es una habilidad que podrán desarrollar al salir de prisión, sabrán labrar el campo y quizás en sus hogares aplicar esas técnicas de sembrado.