Por Antonio Rosselot
29 octubre, 2020

Maisarah Hannan (Malasia) está dedicada a estas labores desde marzo, luego de que sus alumnos le pidieran una ayuda para sus hogares de economía frágil. Gracias a las redes sociales, ha podido llegar a más gente y expandir su red de ayuda.

Siguen apareciendo historias inspiradoras en estos difíciles momentos de pandemia, que ha afectado la vida de prácticamente todo el mundo.

En esta ocasión nos trasladaremos a Malasia, donde una generosa profesora, conocida como Maisarah Hannan, invierte de su propio dinero para comprar y distribuir alimentos y productos básicos para sus estudiantes que están viviendo penurias económicas en tiempos de COVID-19 y aislamiento.

FB: Maisarah Hannan

La educadora, de 35 años, comentó que se sintió muy triste debido a la gran cantidad de mensajes que le enviaron sus alumnos, en los que le pedían principalmente comida para sus casas. Por lo mismo, decidió tomar el toro por los cuernos y, usando sus ahorros, comenzó a idear un plan para ayudar a los chicos.

“No piden mucho, sólo quieren alimento. Traté de buscar maneras de proveer para ellos, gastando de mi propio dinero y obteniendo la mayor cantidad de ayuda posible de otros colegas profesores”.

—Maisarah Hannan a Harian Metro

FB: Maisarah Hannan

Hannan también comento que algunos de sus estudiantes vienen de familias con situación precaria, y que sus padres fueron despedidos o no pueden encontrar trabajo a causa de la pandemia. Así es como decidió visitarlos junto a un grupo de colegas para repartirles estos insumos básicos.

La mujer, originaria de la zona de Tawau, ha trabajado asistiendo a familias vulnerables desde marzo, cuando comenzó el primer ciclo de confinamiento en Malasia. Cuenta que la popularidad de sus publicaciones en Facebook le ha permitido llegar a más gente en necesidad.

“Recibo información en Facebook de gente que necesita ayuda. Me escriben y piden asistencia. Generalmente, luego de que me dan su dirección, les mando un paquete de comida con un amigo. Otras veces, encuentro a más gente necesitada por mis propias investigaciones o por otros colegas”.

—Maisarah Hannan a Harian Metro

FB: Maisarah Hannan

Maisarah tiene una historia de ayudar a los que más sufren, convirtiéndose casi en la actividad principal en su vida. ¡Es una real inspiración para todos!