Por Catalina Maldonado
23 noviembre, 2021

“Enfermarse o amanecer mal un fin de semana no me lo creo”, escribía el hostelero a los jóvenes trabajadores, quienes de faltar no recibirán propinas a fin de mes. Un hecho que ha indignado en redes sociales, sobre todo por la pandemia.

A pesar de que la pandemia frenó muchos sectores del comercio por las cuarentenas, sin duda uno de los más afectados fue el de la hostelería, donde el turismo se vio fuertemente frenado y los hoteles obligados a cerrar. Sin embargo, ahora con las medidas un poco más relajadas, lo cierto es que todo se ha reactivado nuevamente.

Lo lamentable de todo esto, es que al querer volver a funcionar todo lo más rápido y “recuperar el tiempo perdido”, ha provocado situaciones injustas para los trabajadores de dicho sector, que se exponen a diario en redes sociales.

Pixabay

La cuenta de Twitter encargada de exponer muchos de ellos, llamada Soy Camarero, muestra la realidad de miles de trabajadores en este sector, quienes tienen que sufrir humillaciones y tratos indignos con el fin de conservar sus empleos frente a la crisis económica.

Uno de los más insólitos ha sido un empleado de un hotel, donde mostró el indignante mensaje que les envío su jefe por Whatsapp para referirse a las enfermedades que se puedan presentar al momento de trabajar. 

A través de un párrafo dirigido a sus trabajadores, el hombre exponía que “estaba prohibido enfermarse los fines de semana” y que ni si quiera creería en una licencia de un médico, pues en España “te dan justificante por lo que tú quieras”.

Dedicado especialmente a sus empleados más jóvenes, volvió a repetir que eso de “enfermarse o amanecer mal un finde no me lo creo”, asegurando a quienes aleguen que “la puerta de salida es grande” y que el camarero que se enferme no podrá cobrar su propina a fin de mes.

Twitter @SoyCamarero

Por supuesto, el mensaje del empresario dueño del lugar de alojamiento fue altamente criticado en redes sociales, quienes alegaron un abuso y “comprendían por qué la gente no quería trabajar”. Sin embargo, también otros han querido defender la decisión del dueño, asegurando que la gente “se aprovecha”.

¿Qué te parece esta actitud? ¡Te leemos!