Por Ronit Rosenberg
3 agosto, 2018

Realmente deliciosas, incluso más que las tradicionales.

Ay, Pizza. ¿A quién no le saca un suspiro? Es que este alimento es mágico: tiene una mezcla de sabores sorprendentes pero en realidad es muy sencilla. El único “pequeño” problema es que comerla con frecuencia no es nada saludable. La masa -que el cuerpo procesa como azúcar- y el queso derretido enemigo del colesterol, hacen replantearnos dos veces si es que la comemos o la dejamos pasar.

Es una decisión que nos pone en jaque, sobre todo cuando estamos intentando cuidar nuestra línea con una dieta saludable. Y es una disputa compleja porque ¿hay algo más delicioso que pedir una pizza y que llegue lista y caliente para servir? Desde luego que no. Pero bueno, nadie dijo que la vida era fácil así que a ponerle un poco de esfuerzo.

Eso sí, no hay por qué sufrir. Gracias a creativos cocineros ahora podemos disfrutar de pizzas sin salirnos de nuestra dieta y sin sentirnos culpables posteriormente. ¡Son una maravilla! Y hacerlas aún más saludable, puedes escoger queso de soya o de almendras.

1. Pizza a base de quinoa

La quinoa es un súper alimento muy versátil gracias a la textura que adquiere luego de ser remojada. Definitivamente será una de tus favoritas de ahora en adelante y ya no querrás comerla con la masa tradicional.


2. De coliflor

Antes que lo rechaces, te advierto que el coliflor de esta forma no tiene ese sabor fuerte que suele poseer cuando uno lo come cocido solo. De verdad, es uno de los mejores inventos.


3. Baja en calorías

Ideal para hacer en casa cuando uno tiene un antojo pero se está a dieta y no se cuenta con suficiente tiempo (o paciencia). Fácil y maravillosa.


4. De patata sin masa

Definitivamente una preparación muy innovadora y diferente, pero aún así conserva la raíz del sabor de una deliciosa pizza.


5. Masa de avena

Gracias avena por existir, tu versatilidad es una de las cosas hermosa de este mundo.

¿Cuál te gusta más?