Por Lucas Rodríguez
13 septiembre, 2019

El doctor William Li, experto en nutrición, ha señalado que no se trata de borrar la comida placentera de nuestra dieta, sino de cómo la ordenamos y la alternamos.

La sabiduría popular en torno a las dietas y la buena alimentación se basa en que hay algunos alimentos que son imprescindibles si lo que buscamos es cuidar nuestra salud y mantener nuestros cuerpos en forma. Al mismo tiempo, tanto como saber qué darle a nuestro cuerpo, es igualmente importante tener en cuenta qué cosas debemos evitar. Todos tenemos claro que las frituras y los dulces son los sospechosos número uno si estamos conformando una lista de alimentos que mejor dejamos lejos de nuestras bocas. En un muy cercano segundo lugar vienen las comidas altas en grasas y sodio, como las carnes rojas y las bebidas alcohólicas. 

Lo difícil de esto, es que la relación entre lo que sabe bien y lo que nos hace bien, siempre ha sido cruelmente dispar. Lo que en verdad se nos antoja como alimento es lo que no le debemos dar a nuestros organismos. O eso es lo que siempre hemos creído…

Africa Studio/ Shutterstock

Como todos tenemos claro, la clave para dar con la dieta que será adoptada por todos, es ofrecer una opción que cuente con un balance atractivo entre salud y placer, vegetales verdes y grasas rojizas. Por eso es que el doctor William Li, quien se ha desarrollado como nutricionista y científico de la alimentación en las universidades de Harvard y Darmouth, cree haber dado en el clavo con una dieta que no deja fuera los alimentos que nos hacen levantarnos de la cama en las mañanas, sino que adaptarlos de una manera saludable a nuestras dietas para combatir la subida de peso y pérdida de músculo. 

En la columna que lleva escribiendo para el Daily Mail, el doctor Li ha señalado que alimentos deseados como las carnes rojas, vinos, quesos y cerveza son deseables pata nuestra alimentación. La diferencia es que tenemos que saber cómo ingerirlos.

Marian Weyo/ Shutterstock

En el caso de las carnes, debemos buscar productos frescos y que no vengan envasados o embutidos, como el prosciutto di Parma o el jamón ibérico. El caso de las cervezas es más simple su consumo ha sido señalado como fundamental para prevenir el cáncer y la demencia senil, siempre y cuando se consuma con moderación.

Para los quesos, debemos investigar los que tengan un alto contenido de vitamina K2, presente en tipos de queso como Gouda, Camembert, Edam, Stilton, Emmental y Jarlsberg. Por último, una copa pequeña de vino tinto al día, tiene un efecto positivo en el flujo de la sangre y el adecuado funcionamiento de las venas y arterias del cuerpo.

Viiviien/ Shutterstock

En ninguna dieta que se jacte de ser la indicada puede faltar el chocolate y esta no es la excepción. El chocolate oscuro, más alto en cacao que en azúcar y leche, es beneficioso para el ADN y el adecuado cultivo de flora intestinal. 

beats1/ Shutterstock

La mejor dieta es una dieta donde comamos sin culpa.