Por Antonio Rosselot
30 noviembre, 2020

Vemos difícil que las autoridades acepten la solicitud del bar 400 Rabbits (Inglaterra) para convertirse en lugar de oración, pero entendamos también que los bares también tienen sus feligreses de siempre…

Esta es de esas situaciones en donde realmente no sabemos si reír o enojarnos; es de los momentos en que las bromas pueden resultar bastante polémicas, pero seguirán siendo bromas al fin y al cabo.

Aunque claro, esta “broma” esconde otro propósito detrás y jugó con dos temas muy importantes para la gente: el alcohol y la religión.

Bahai Teachings

Recordemos que Gran Bretaña está sufriendo un alza de sus casos de coronavirus y se están re-confinando de a poco, con sólo algunos negocios funcionando. Por lo mismo, muchos están comenzando a vivir nuevamente esa angustia que dio la incertidumbre laboral y la recesión económica al comienzo de la pandemia.

Pero James Aspell, el dueño del bar 400 Rabbits (Nottingham), está decidido a no perder su local y, por lo mismo, decidió inscribirlo como una iglesia para poder abrir en la próxima etapa del desconfinamiento. Ahora mismo está buscando a sus feligreses.

IG: @400rabbitsinsta

“Únete a nosotros para comenzar este viaje y responder absolutamente ninguna de las grandes preguntas de la vida (…) nuestra meta es simple: ofrecer un lugar de veneración a nuestro dios, el conejito del mezcal. Un lugar donde puedes beber mezcal sin tener que pedir un platillo aparte, un lugar donde no te saquen de una patada al frío nocturno de las 10 PM”.

—Descripción oficial de la petición—

Aspell admite que la fachada de la petición es una broma, pero que viene de una idea muy seria. Tuvo que cerrar el local con las nuevas restricciones y podrían pasar meses hasta que tengan la opción de reabrir; además, tampoco tienen carta de comida, por lo que incluso avanzando de etapa no cumplen los requisitos para la reapertura.

IG: @400rabbitsinsta

“Sentimos que hemos sido perjudicados muy injustamente, hasta un punto en donde ya no es correcto. Los gimnasios, salones de masaje e incluso los mercados de Navidad pueden estar abiertos, y en ese punto pensé que todo esto era ridículo. Así que enviamos una aplicación para registrarnos como un lugar de veneración”.

—James Aspell a BPM Media—

Si por algún motivo estás interesado de ser un feligrés o feligresa de la Iglesia de los 400 Conejos —inspirado en el nombre inglés del bar—, puedes registrarte aquí y convertirte en un Bunny Believer.

IG: @400rabbitsinsta

Y es que claro, ¿cómo un bar de mezcal no va a ser considerado como un lugar de oración y rezo? Es un recinto sagrado y hay que mantenerlo como tal.