Por Teresa Donoso
22 agosto, 2016

Nada de torturarse con comida poco apetitosa.

Las dietas bajas en carbohidratos parecen ser lo más aburrido del mundo: le dices adiós al pan, a los cereales, a tu amado muffin del desayuno, a las patatas y al arroz… es como una tragedia griega, ¿no? Sin embargo, esto te da la oportunidad de comer cosas que normalmente no comerías y de sorprender gratamente a tus papilas gustativas. ¿Aún tienes dudas? ¡Déjanos convencerte!

1. Haz de los huevos tu mejor aliado y aprende a preparar una frittata básica (ver receta)

Love Grows Wild
Love Grows Wild

Sirve de desayuno o de plato principal para tus cenas y almuerzo.


2. Come pizza, pero prefiere hacer esta base convirtiendo la coliflor en una especie de harina (ver receta)

Danza de Fogones
Danza de Fogones

Añade salsa y queso como lo harías con normalidad.


3. Convierte vegetales como el calabacín en tu amado plato de pasta de esta forma (ver receta)

Y ahora que cocino
Y ahora que cocino

La diferencia en textura es lo único que lo delata, porque el sabor es el mismo.


4. Usa champiñones portobello para reemplazar el pan en tu hamburguesa de siempre (ver receta)

Bla Mag
Bla Mag

5. Haz del salmón tu cena por defecto… prepararlo en el horno con vegetales es muy simple (ver receta)

9526a4d36aab33d060ded754e3f53fe1
Bloglovin’

6. ¿Has escuchado hablar del arroz de coliflor? ¡Te va a interesar! (ver receta)

Antojado Ando
Antojado Ando

Básicamente, lo que haces es moler la coliflor para obtener algo parecido al arroz, la cocinas y tienes un plato base que se parece bastante pero que casi no tiene calorías ni carbohidratos.


7. Y si necesitas otro plato con huevos que sea fácil pero que se vea muy sofisticado tienes que probar este (ver receta)

Jengibre y Canela
Jengibre y Canela

¡Cuéntanos cómo te va con estas recetas!