Por Catalina Maldonado
27 abril, 2020

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha realizado esta iniciativa para dar gracias por el incansable trabajo de los recolectores durante la crisis por el COVID-19.

La pandemia por coronavirus nos ha hecho a todos poner nuestros máximos esfuerzos por colaborar a que no se siga propagando. Mientras a algunos solo se nos pide permanecer en casa, en los hospitales están luchando los trabajadores de la salud por salvar vidas y en las calles están los recolectores de basura cumpliendo su difícil tarea. 

Exponiéndose a los contagios y sin posibilidad de quedarse en casa, los recolectores de residuos han trabajado sin cesar a pesar de la pandemia. Eso el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, lo sabe muy bien y ha decidido darle las gracias. 

Europa Press

Acompañado por el delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, el alcalde se acercó durante la noche a uno de los parques municipales de recogida de residuos de la ciudad, para darle a todos los esforzados recolectores unos deliciosos churros con chocolate de Chocolatería San Ginés. 

Agradeciendo su labor durante la crisis por COVID-19, los trabajadores pudieron disfrutar de este tradicional y reconfortante postre madrileño mientras cumplían con sus extensas jornadas de trabajos. 

Chocolatería San Ginés

En total se repartieron 500 raciones de chocolate con churros para los 250 operarios y los 170 conductores que salieron anoche.

Además, el alcalde ha decidido enviar más raciones a los otros tres centros de recogida de residuos que existen en la capital de España, que consisten en grandes instalaciones en las que se guardan, conservan y reparan los camiones recolectores de basura y que sale diariamente a su servicios.

Diario de Madrid

Formas de ayudarlos

Con respecto a este servicio en Madrid, todo se ha mantenido con normalidad la recogida de residuos durante la cuarentena y estado de alarma. Eso sí, desde el inicio de la crisis, el Ayuntamiento de Madrid hizo un recordatorio a los ciudadanos que deben botar su basura correctamente. 

Por ejemplo, en los hogares que no haya casos ni sospechas de infectados por COVID-19, la separación de la basura debe ser igual que siempre, atendiendo a la clasificación que corresponde. Y ante el uso masivo de guantes y mascarillas, todos deben ir dirigidos siempre al cubo naranja (restos).

Gacetín Madrid

En aquellas viviendas donde haya una persona infectada, el portador, que debe permanecer aislado, debe tener dentro de su habitación una papelera con tapa y pedal donde depositar todos sus residuos sin separaciones.

Para retirar la bolsa adecuadamente es necesario cerrarla de forma correcta y que la persona cuidadora del enfermo la meta, sin abandonar la habitación pero cerca de la salida, en una segunda bolsa junto con el material desechable del cuidador: guantes, mascarillas. Esa segunda bolsa se depositará con los residuos del hogar de la fracción resto (bolsa 3).

Una situación complicada que quizás no habíamos pensado mucho pero la tarea que tienen los recolectores de basura es muy riesgosa y heroica. 

¡Gracias a todos ellos!