Por Catalina Maldonado
24 noviembre, 2021

Razan y su marido escaparon de la guerra en Siria, sin nada que perder y esperando que el país del carnaval les diera una nueva oportunidad. Gracias a sus dotes en la cocina, hoy su puesto de comida árabe es de lo más valorado en São Paulo.

Muchos son los refugiados de la guerra en Medio Oriente, que llegan a diferentes países en el mundo con el fin de apostar por una nueva vida, alejados del terrorismo y de la inseguridad de ser víctimas en cualquier momento. Así es la historia de Razan y su llegada a Brasil. 

Desde 2011, Siria atraviesa una complicada situación, y si bien Razan vivió varios años hasta huir del país, hubieron situaciones que la hicieron escapar. “Una bomba cayó del lado de mi esposo, Mohamed, y ahora solo escucha el 30%”, explicó.

Instagram @razancomidaarabe

De esa misma forma, ella también recordó el terror de la guerra y actualmente tiene un trauma con los ruidos fuertes: “Cuando encienden los fuegos artificiales, me siento mal. No puedo soportarlo, porque el ruido para mí es como [las bombas]”, expresó.

Ante ese escenario, decidieron huir para comenzar una nueva vida, pero no fue nada de fácil. Según cuenta Razan, llegaron al aeropuerto y fueron enviados a casa, y fue ahí cuando a su esposo se le ocurrió Brasil como destino.

Instagram @razancomidaarabe

“Me dijo al día siguiente: vamos a Brasil, allá no hay guerra, allá la gente baila, allá hay carnaval”, dijo Razan sobre la propuesta de Mohamed. No lo pensaron más y cuando pudieron, tomaron sus pocas pertenencias hacia el país latino.

El nacimiento de su restaurante

Mientras se afirmaban en las tierras de Tupiniquin, Razan y su esposo comenzaron a hacer nuevas amistades y forjar lazos afectivos, donde los primeros en ayudarlos fueron sus vecinos. Ellos les prestaron su Wi-Fi y les agradecieron con una cena. 

“Vinieron en familia, hice mucho y pensé que iban a comer mucho. Se comieron dos, tres piezas y quedó mucho”, explicó Razan. “Cuando vio lo que quedaba, la vecina me dijo: ‘Vendamos en el edificio’”, agregó.

Instagram @razancomidaarabe

Ese primer día se vendió todo y la gente comenzó a pedir día a día por su comida. Ahí fue cuando Razan notó que tenía una oportunidad de montar un negocio, que primero comenzó por ventas en Facebooks y que pronto se convirtió en un restaurante.

Ahora su local, “Razan Comida Arabe”, tiene cuatro años desde que se estableció, donde se caracteriza por vender comida típica siria. Con respecto a si regresaría a su país natal, Razan lo niega rotundamente, y es que no cambiaría la alegría y cariño de los brasileños.

Instagram @razancomidaarabe

Encontró su lugar seguro en el mundo.