Por Lucas Rodríguez
5 enero, 2022

Un breve video grabado desde la calle enseñó la compasiva acción de un chico, quien dejo de lado su trabajo por un momento para asistir a alguien que vio en problemas.

Todos sabemos que cuando firmamos para realizar un trabajo, lo que se espera de nosotros es que ocupemos bien las horas que comprometimos para ese empleo. Es cierto que quienes entienden de salud mental y condiciones de trabajo recomiendan que uno se tome breves pausas, pero en general, lo que hace feliz a nuestros empleadores es vernos dedicar el tiempo a nuestro trabajo. 

La gran excepción a esto puede ocurrir si es que vemos a alguien que necesita de nuestra ayuda.

@razoesparaacreditar

Así le ocurrió a un hombre que se empleaba como repartidor de comida. Es cierto que estas personas tienen empleos flexibles, en el sentido de que pueden dejar pasar tiempo entre un encargo y otra, para así acomodarse a sus condiciones de vida y tener un día a día que dependa más de ellos mismos, que de un cierto contrato o cumplimiento de objetivos. Por esto fue que el chico pudo dejar de lado sus tareas, cuando notó a una persona que necesitaba ayuda. 

La escena, grabada en la calle Regociano Oliveira, Sao Paulo, Brasil, partió con una persona en silla de ruedas intentando subir por su propia cuenta la empinada calle.

@razoesparaacreditar

Los autos solo pasaban a su costado, viendo con lástima, o quizás ni siquiera notando a esta persona que luchaba por llegar arriba. Fue en este momento que el repartidor, aún con su mochila en la espalda, se le acercó para ofrecerle su ayuda. Posicionándose detrás de la persona con discapacidad, la fue empujando. 

@razoesparaacreditar

Entre el repartidor y la fuera de los brazos de la persona en silla de ruedas, consiguieron la tracción suficiente: con buen ritmo y rápido, fueron ascendiendo por la calle.

@razoesparaacreditar

El video se corta antes de que podamos ver cómo llegan arriba, pero queda bastante claro que entre ambos no tuvieron ningún problema para superar el entuerto. Es de suponer que luego de esta acción, el repartidor se despidió de la persona en silla de ruedas y continuó con su día a día. 

Sea lo que sea que hubiera hecho después, estamos seguros que haberse tomado el tiempo para realizar esta bella acción de ayuda y caridad de seguro que le dio un empuje especial para seguir adelante con su semana. Son estas las cosas que le dan significado a los días a días más rutinarios.