Por Camilo Morales
18 noviembre, 2020

“Cuando quieres enviar rápidamente el pedido de tu cliente, aún puedes parar un rato para ayudar a este hombre ciego a cruzar la carretera”, comentó un usuario en Facebook. Nobleza que no abunda.

Durante la pandemia de coronavirus y el cierre provisorio de los restaurantes han proliferado los repartidores de comida, un trabajo que requiere rapidez para no perder demasiado tiempo, teniendo siempre cuidado ante los peligros en la ruta. 

Fariza Hassan Basri

Pero en Malasia ocurrió un acto de bondad que tuvo de protagonista a un repartidor de comida Grab, una empresa de delivery de alimentos, quien detuvo su frenética rutina para ayudar a una persona no vidente a poder cruzar la calle.

Fariza Hassan Basri

El momento ocurrido el pasado 14 de octubre, fue capturado por Fariza Hassan Basri, quien inmediatamente publicó las imágenes en su Facebook, que se hicieron virales. Tal como cuenta ella, el repartidor estaba en medio de una entrega cerca de Masjid Lama Batu 6, Gombak, pero decidió parar su motocicleta, bajarse y ayudar a esta persona que no podía cruzar la transitada avenida. 

Fariza Hassan Basri

El repartidor detuvo su motocicleta al lado del semáforo, agarró del brazo a un hombre con discapacidad visual y caminó con él lentamente hasta que ya estuvo a salvo al otro lado de la carretera. Luego de su amable gesto, el repartidor volvió a su motocicleta para continuar con su entrega.

Fariza Hassan Basri

Hassan Basri escribió en su publicación de Facebook que “cuando quieres enviar rápidamente el pedido de tu cliente, aún puedes parar un rato para ayudar a este hombre ciego a cruzar la carretera“.

Además, en la publicación felicitó al repartidor que fue capaz de detener su entrega para ayudar a una persona que lo necesitaba y pidió que el post se pudiera difundir. “Vamos a difundir vibraciones positivas de estas cosas buenas, parece que no hay nada que pueda ayudar a la gente necesitada, pero para ese tío es una gran cosa que le ayuda a cruzar el camino“.

De inmediato los usuarios llenaron la publicación de mensajes de felicitaciones para el repartidor, así como un llamado a contribuir con propinas para apoyar su sueldo. Lo que queda claro es que siempre hay tiempo para ser solidario.