Por Lucas Rodríguez
4 enero, 2021

Ygor Henrique soñaba desde los 11 años con ser el dueño y pizzero de su propio restaurante. Años de trabajo y ahorro terminaron por dar sus frutos: ahora es un orgulloso dueño y chef.

Hay una frase que algunas personas consideran un mito: el trabajo dignifica. Quienes han tomado empleos mal pagados, de muchos esfuerzo o en algunas ocasiones, repleto de tareas denigrantes, puede argumentar que no todas las tareas que están por realizarse allá afuera, hacen bien para nuestra vida, así como nuestra realización personal.

O Dia

Una de las que más personas miren en menos, es la tarea de repartidor de comida. Suele ser señalado como un trabajo muy exigente, de muchas horas que no se traducen en grandes sueldos. Pero lo que muchas de estas personas no toman en cuenta cuando realizan sus críticas de estos empleos, es que quienes lo realizan muchas veces lo hacen con otros planes en mente. 

O Dia

Uno de ellos fue Ygor Henrique, un brasileño de 29 años, que luego de pasar casi un tercio de su vida como repartidor, consiguió dar el salto adelante. El chico contó su historia a O Dia.

“La idea de abrir una pizzería surgió hace unos 10 años, cuando trabajaba en una pizzería en Parque Colúmbia. Pasaron los años, me convertí en repartidor de cosméticos en los salones de belleza de Penha hasta que volví a trabajar en la pizzería como autónomo. entre semana”

–Ygor Henrique para O Dia

O Dia

Ahora que tiene su propia pizzería, Ygor es quien hace los envíos de delivery en lugar de quien los va a buscar. Lo importante de esto, es que como él estuvo en el lugar de sus repartidores, entiende por lo que están pasando. Comprende su lucha. Por esto es que nunca es descortés ni irrespetuoso con ellos. Más bien, es quien los alienta a seguir adelante: puede que si siguen así, algún día lleguen a abrir sus propias pizzerías u otros locales similares. 

O Dia

Ygor también contó un poco sobre su historia con la pizza y las pizzerías:

“Siempre pensé que esta parte de la cocina era genial, siempre estaba mirando, con ganas de saber cosas. El nombre de la pizzería vino de una pagoda hace mucho tiempo, que tenía una ‘P’ en el nombre. La ‘P’ me llamó la atención y agregué pizza. Pensé que el nombre era genial de pronunciar y mantuve esa idea en mente.”

–Ygor Henrique para O Dia

O Dia

Ygor es un gran ejemplo de que si se realiza con estrategia, así como se apoya la perseverancia con el esfuerzo y el trabajo dedicado, se puede llegar a lindos finales.