Por Luis Aranguren
4 junio, 2021

El joven argentino se sintió orgulloso de ver que en el país europeo valoraban su trabajo, y es que gracias a ese dinero podrá pagar sus estudios.

Podríamos decir que uno de los trabajos más serviles pero más difíciles de la actualidad es el delivery. Aquellas personas encargadas de llevar nuestros pedidos de comida a nuestras casas y que trabajan por aplicaciones. Aunque pudiese parecer algo de dinero fácil, ellos están expuestos a las condiciones climáticas todo el día y también son propensos a accidentes de tránsito.

Es por eso que cuando les dan propina, lo valoran mucho y agradecen, es un dinerito extra que les ayudará a no tocar su sueldo para sus gastos o tal vez reunir para cumplir una meta.

Ese es el caso de Gonzalo N. Pérez, un joven argentino que ha trabajado durante los últimos 9 meses como delivery en Alemania. Pues resulta que le ha sido un buen negocio y es que además de las ganancias que ha producido, pudo reunir 2 mil 118 euros y 50 centavos de propina en 9 meses.

Desde septiembre del año pasado hasta el 1 junio de 2021, decidió guardar gran parte de las propinas en una alcancía para ver cuánto lograba reunir.

Él agradece mucho a que Alemania tiene una economía estable y el dinero que guarda en su alcancía no pierde valor con los días, algo que ocurre actualmente en su país natal. En su caso particular, utilizará el dinero para poder pagar sus estudios y poder mantenerse mientras los realiza.

Uber Eats

Quiere concentrarse sin tener que pensar en los gastos y toda esa propina le será de mucha ayuda, al menos hasta que esté de vacaciones y tenga que volver a trabajar.

Él explica que su ganancia de las propinas fue mucho mayor, pero solo guardaba monedas de 1 y 2 euros, junto a las de 50 céntimos. Las más pequeñas las usaba para hacer compras, por lo que no pudo contabilizar el total de lo reunido, sin embargo, los 2 mil le pareció suficiente.

Para él fue algo bueno sentir que su trabajo realmente da frutos, que además, una vez rompió aquel pote de dinero reunido, se dio cuenta que el dinero seguía siento tan útil como el año anterior. Ahora puede darse unas vacaciones de su trabajo y dedicarse a lo que realmente le importa, que es estudiar.

Por suerte, pudo cambiar las monedas en el restaurante vietnamita de uno de sus amigos quienes las necesitaban para el cambio y le ayudaron con billetes.

Twitter / Gonzalo N. Pérez

¿Creen poder reunir una cantidad similar en sus países trabajando como delivery?, que les alcance para pagar sus estudios.