Por Catalina Maldonado
29 marzo, 2021

Un repartidor en Singapur fue visto dándose ánimo gracias a la fotografía de sus hijos que lo acompaña a todos los lados. Claro, su casco lleno de calcomanías lo delata.

Sabemos que no son tiempos fáciles, y si antes debíamos trabajar para salir adelante, ahora ese esfuerzo debe ser el doble o el triple con tal de poder mantenernos. Y claro, todo esto se agudiza más cuando hay pequeños que dependen de nosotros para esto.

Sin embargo, todos sabemos que nada es imposible y si hay que dejar los pies en la calle para trabajar, muchas personas no dudan en hacerlo. Si no, miremos el caso de este repartidor de comida en Singapur, quien se da ánimo gracias a la foto de sus hijos. 

FoodPanda

Un conductor iba manejando junto a un hombre que trabaja para la empresa Foodpanda, cuando en un momento ambos estuvieron detenidos a la misma altura. Allí, el espectador pudo identificar que la motocicleta del trabajador tenía algo en particular. 

A través de una publicación en su Facebook, Bart Salleh decidió compartir el lindo descubrimiento que hizo una vez que se detuvo a analizar al repartidor. Lo título de la siguiente forma:

“Cuando miré su casco, me preguntaba por qué le hacía eso a su ropa diaria … entonces me di cuenta … ¡Maldito hermano, sigue adelante, hombre! ¡Ojalá estés seguro aquí afuera!”.

Facebook Bart Salleh

Las fotografías mostraban primero al repartidor de lejos, donde se aprecia que en su casco tiene decenas de pegatinas de niños. Entonces, en un acercamiento a su motocicleta, se puede ver la imagen de cuatro pequeños y él en el centro. 

Facebook Bart Salleh

De inmediato, miles de personas reaccionaron a la publicación apuntando a que “este hombre se recuerda cada día para quienes trabaja” y sin duda, llega a emocionar con la forma que lleva a sus hijos a todas partes. De hecho, sus fotografías ya ha sido más de 6.000 veces compartida.

Otros usuarios apuntaron a que las fotos les recordó una escena de  Los Simpson cuando Homero tuvo que rogar para volver a trabajar a la planta de energía nuclear después de dejar de fumar y se recordó a sí mismo que lo estaba haciendo por su recién nacida, Maggie.

Sin duda esto nos demuestra que los padres hacen cualquier cosa por sus hijos.