Por Luis Aranguren
24 enero, 2020

Creyó que era una buena forma de vengarse por malos tratos, pero ahora le acusan de «envenenamiento».

Ser repartidor no es un trabajo fácil, esas personas se esfuerzan en llevarnos nuestros alimentos a casa con frío, calor y básicamente cualquier clima. Es por eso que debemos tratarlos bien y ser agradecidos, lamentablemente siempre tendrán clientes difícil y es cuestión de estos trabajadores ser inteligentes antes estas situaciones.

Algunos no tienen la paciencia y ocurre lo que una popular frase que tal vez hayas escuchado reza: «No molestes a quien te sirve el café si no quieres que les escupan».

Más por Más

En Turquía una situación parecida ocurrió, un repartidor una pizza antes de entregarla y por si fuera poco lo grabó con su celular. El hecho ocurrió en 2017 y desde entonces la Fiscalía lo ha acusado por distintos cargos.

Desde «envenenamiento» hasta «degradación de la propiedad» son algunos de los cargos que le imputan, y podría ir a prisión por 18 años en caso de ser encontrado culpable.

Daily Sabah

Al comienzo el afectado intentó negociar con la cadena de pizzas el equivalente a 8 mil 500 dólares para olvidar el problema pero tras la negativa decidieron negociar según Daily Sabah. No hay forma de que el repartidor se escape de esta situación, debido a que fue grabado por las cámaras de la residencia a donde fue.

El juicio se ha pospuesto durante 3 años para que la defensa del joven repartidor pueda prepararse ante esas difíciles acusaciones. 

Expansion

Tal vez todos los que trabajen en este rubro deban pensarlo dos veces antes de querer mostrar su enojo, nada vale la pena para que te quiten tu libertad. Es mejor expresar la situación y solo cumplir con el trabajo, porque como en esta ocasión la venganza siempre vuelve a quien la realizó.

Por otra parte si eres de los que aman los pedidos, procura revisar que todo esté sellado y esto no significa que pienses mal sino que cuides tu salud e integridad.