Por Catalina Maldonado
25 agosto, 2021

Mientras el pequeño intentaba resguardarse de la lluvia, empleados de una cadena de comida lo invitaron y disfrutar de una completa comida en la localidad de Mérida. Según un testigo de la escena, lo más bonito fue la cara de felicidad del niño.

Pese a que muchas veces no estamos atentos a nuestro entorno, ocurren situaciones que podrían ser solucionadas o por lo menos, prestar ayuda si estamos más atentos. Así fue lo que Ricardo y empleados de una cadena de comida rápida lograron en Mérida, México. 

Ricardo —un usuario de redes sociales quien contó esta historia— se dirigía a comprar en este lugar, cuando casi a la entrada se encontró con un niño de escasos recursos que intentaba resguardarse bajo la lluvia. Ante tal escena, el hombre no dudó en invitarlo a pasar, sin embargo el menor no hizo caso por miedo a los empleados. 

TripAdvisor

Si bien el niño no accedió a entrar, el usuario no se rindió y volvió a tocarle la ventana para indicarle que entre al restaurante, porque junto a su compañero ya habían pensando en comprarle comida al menor. 

Lo que nadie esperó de toda esta escena, es que una vez el niño dentro, fueron los empleados del restaurante de comida rápida quienes dieron una mano al pequeño: le regalaron una hamburguesa con papas y un refresco para que comiera.

La Verdad

Ante tal escena, Ricardo comunicó en redes sociales que tanto él como los otros clientes del local, se emocionaron por la escena y los felicitaron por su buena acción y valores que tienen ante estos hechos. 

Por otro lado, el usuario también dijo que lo mejor de esta bonita acción fue ver la cara de felicidad que el niño mostró cuando sostuvo la hamburguesa que le regalaron. Un momento que por más simple que parezca, para alguien de escasos recursos significa mucho.

La Verdad

A través de la publicación, otro usuario dijo que los empleados de esta sucursal acostumbraban a ayudar a los que menos tienen y que, de hecho, también le había tocado ver una situación similar cuando un repartidor le compró un combo a dos niños que venden dulces afuera del lugar.

Acciones que marcan la diferencia. ¡Bien hecho!