Por Luis Aranguren
8 octubre, 2021

Chaopraya Antique Cafe, permanece abierto pese a la cantidad de agua. A muchos se les hace divertido comer estando algo mojados.

Dicen que si la vida te da limones, debes hacer limonada. Una frase que nos suele ver las mejores oportunidades en los más difíciles momentos. Algo que lograron con éxito en un restaurante de Tailandia, quien ha llevado la “comida de mar” al siguiente nivel.

Te hablamos del Chaopraya Antique Cafe, ubicado cerca de Bangkok, el cual ha logrado mantenerse activo pese a las fuertes lluvias que inundaron el lugar.

Getty Images

Lo que para muchos se ha convertido en un problema, ellos lo transformaron en una experiencia gastronómica increíble que ha atraído a muchos clientes. En redes sociales se han hecho virales los videos donde los comensales saltan cuando vienen fuertes olas, producidas en su mayoría por botes o barcos que pasan cerca del lugar. 

Y es que a los clientes les ha gustado mantenerse en aquellos taburetes de madera y se retan entre ellos a no caerse cuando una ola les empuja.

Getty Images

Cabe resaltar que estas inundaciones se deben a la tormenta tropical Dianmu, que ha provocado intensas lluvias e inundaciones en 33 provincias tailandesas. Dañando alrededor de 300 000 hogares, lo que para ellos representa sobrevivir.

Cuando comenzaron las lluvias, el propietario contó a Daily Mail que tenía intenciones de cerrar, pero luego se dio cuenta que a los clientes no les molestaba.

Getty Images

Al parecer era para ellos un proceso algo relajante ante todo lo que estaban pasando,de la noche a la mañana se corrió la voz y se llenó de manera extraordinaria. Si bien las olas se están haciendo el pan de cada día, es lo divertido y lo que mantiene a todos atentos.

Cabe resaltar que tras la pandemia, los restaurantes se han visto muy golpeados por lo que cerrar representaba un serio problema económico y no es fácil, pues para los meseros es mucho trabajo pero prefieren hacerlo a no tener nada.

Getty Images

“Tienes que navegar a través de las inundaciones mientras sostienes la comida de los clientes”, dijo el trabajador Titiporn, si bien las autoridades recomiendan alejarse de las aguas de inundación, para ellos es su única opción. No les importa exponerse mucho a esas aguas, que probablemente tengan aguas negras y demás elementos que se encuentren en las calles.

Es difícil después de más de un año encerrados, volver a pedir a todos que se mantengan en sus casas.