Por Lucas Rodríguez
17 julio, 2019

Avances tecnológicos como estos son los que necesitamos para vencer al calentamiento global.

El plástico es un problema que se fue formado y creciendo a nuestras espaldas. Sabíamos desde el principio que esta sustancia con la que podíamos hacer todo tipo de envases y superficies era demasiado buena para ser cierta. Y así lo fue: Hoy en día tenemos un verdadero problema de contaminación mundial por el plástico, uno tan terrible que está amenazando el balance no solo de las especies animales, sino que de todo el ecosistema de los océanos y la vida terrestre. 

Muchos de los proyectos que usamos son de plásticos que luego toman años para degradarse. Algunos de ellos, como los popotes, no son necesarios para nuestras vidas, en lo absoluto.

Pixabay

No estamos diciendo que no sean útiles o cómodas, porque lo son. El problema va en que de lo más bien podríamos tomar nuestras bebidas sin tener que usar un pequeño camino plástico por el que el líquido iba a subir hacia nuestras bocas. Ese es un poco el problema con la gran mayoría de los plásticos: nos nos damos cuenta de lo poco que los necesitamos, hasta que nos damos cuenta que ya están haciendo daño. 

Para eso se han creado campañas como la del Ministerio del Medioambiente de Chile, que muestra de una manera rápida las consecuencias del uso de pobotes.

@ChaoBombillas

Pero a veces se necesitan medidas más drásticas que una campaña por redes sociales. Así fue como un restobar en Concepción logró dar con una medida que de seguro comenzará a ser imitada por otros lugares. Se trata de un tipo de pobote (o ‘bombillas’, como se les dice en mi tierra) que luego de 40 minutos de uso, comienza a volverse flácido, para luego convertirse en un material completamente comestible. 

Facebook: VerdeSecreto

Verde Secreto es el nombre del restobar revolucionario. Hechas en base a azúcar flor y gelatina, las bombillas son entregadas con varias de las bebidas que ofrecen, además de poder ser pedidas si uno prefiere tomar su bebida con la consciencia ecológica limpia. 

Pixabay

Es sola cosa de tiempo antes de que esta medida comience a expandirse a otros restaurantes similares. No sería raro que el gobierno decida ayudar a expandirlo. Esperamos que esto ocurra: es una medida que necesita de todo el apoyo y la difusión posible. 

Pixabay

Quizás es el comienzo de una revolución comestible. De acá a un tiempo nos podremos comer las botellas de agua, bolsas o cualquier otra cosa hecha de plástico. La solución a la contaminación es comernos todo. Quién lo diría.