Por Javiera Oliden
30 octubre, 2017

Prepárate, porque de seguro están en algunas de tus favoritas.

Como relatan en BBC Mundo, recientemente un estudio de Environmental Working Group (EWG), una organización sin fines de lucro, investigó las frutas y vegetales de los Estados Unidos, y las ordenó según cuáles eran las que comúnmente tenían más pesticidas. Lamentablemente están en casi todas las que más amamos, aunque hay algunas que se salvan en comparación.

De mayor a menor son: Fresas, espinacas, nectarinas o pavías, manzanas, melocotones, peras, cerezas, uvas, apio, tomates, pimientos rojos dulces y patatas.

Explican que por ejemplo las fresas, se pueden encontrar restos de hasta 70 pesticidas los que se encontraron en más del 40% de las 706 muestras analizadas. Lo peor es que todos estos resultados se obtienen luego de lavar las frutas. 

¿Qué significa esto para nosotros?

Para empezar advierten que el problema es que aunque la mayoría de los países tienen algún tipo de regulación al respecto, por lo general es difícil hablar de todos a la vez, ya que algunos países permiten pesticidas que están prohibidos en otros.

Pero lo que sí aplica para todos es el llamado efecto cóctel, y preferiríamos que no fuera así, porque no es de esos cócteles entretenidos

Se llama así al efecto producido por el hecho de que la mayoría de las frutas y vegetales son tratados con más de un pesticida. Por esto, aún si en un pesticida presentan una cantidad por bajo del máximo que puede tener para no afectar la salud, si se cuentan todos los pesticidas que tiene en total probablemente sí provoque efectos dañinos. Esto es algo que lamentablemente los que estudian o hacen las regulaciones no toman en cuenta.

¿Cómo puedes hacer para reducir los pesticidas que consumes?

Primero, y obviamente, lo mejor que puedes hacer si te preocupan los efectos que pueden tener los pesticidas en ti y en tu familia, es tratar de conseguir productos lo más orgánicos posibles. Los expertos recomiendan preferir aquellos que son certificados.

Segundo, y si no te alcanza el presupuesto, tienes la opción de lavarlos. Esto no los elimina por completo pero ayuda un poco. Debe ser de manera profunda, incluyendo frotarlas y cepillarlas.

Tercero, pelar o desechar las hojas externas también ayuda un poco. La mala noticia es que hay muchas empresas agricultoras usan pesticidas sistémicos, que vienen en la semilla desde antes de ser sembrados.

¿Hay alguna fruta que sea más limpia?

Según el mismo estudio el aguacate y la piña encabezan la lista. Por lo menos una buena noticia.

¿Haces un esfuerzo por comer cosas con menos pesticidas?