Por Catalina Maldonado
14 septiembre, 2020

El hecho ocurrió en Argentina cuando un joven delivery sufrió el asalto de su única herramienta de trabajo, sin embargo, fue la destinataria del pedido quien le regaló su propia bici para consolarlo. Un abrazo entre ambos selló el momento.

Actualmente la delincuencia está viviendo su peor momento, y es que con tantos problemas nacidos por la pandemia de coronavirus, parece ser que la única salida para muchos ha sido el robo, sin saber que afectan a otros que están en la misma o peor situación que ellos mismos.

Eso le ocurrió a un repartidor de aplicaciones de comida en Argentina. Mientras trabajaba tranquilamente por las calles, fue abordado y le robaron su bicicleta, siendo la única herramienta de trabajo que tiene. Sin embargo, siempre hay una luz de esperanza entre tanta decepción porque, la mujer que esperaba su pedido, apareció para regalarle su propia bicicleta.

Twitter

En el centro de Rosario, ciudad argentina, el chico que trabaja en el servicio de delivery de la popular aplicación Rappi quedó devastado luego de ver que su bicicleta, su herramienta de trabajo diaria, había desaparecido. 

A pesar de que la policía fue convocada al lugar de los hechos, lo emocionante sucedió un rato después cuando la joven que esperaba su pedido entregado por el chico, salió a la calle y se enteró del robo. Al ver la angustia de su repartidor, fue a buscar su bicicleta y se la regaló para que pudiera seguir trabajando. 

El momento grabado por varias personas que al enterarse de la situación, agarraron sus teléfonos para capturar el emocionante momento, finalmente se selló con el sincero abrazo que el chico de la bicicleta le entrega a la joven solidaria. 

Twitter

Por su lado, en su cuenta de Twitter, una periodista argentina llamada Eugenia Iermoli también que compartió el video, escribiendo: “Le robaron hace minutos una bicicleta a un repartidor de Rappi en Pellegrini y Ayacucho. La chica que iba a recibir su pedido le regaló la suya para que pueda seguir trabajando! Bronca, impotencia por el robo, uno más de tantos, pero un gesto que emociona!”.

En cuanto a los usuarios de Twitter que reaccionaron al video, todos no tuvieron más que aplausos para el emotivo momento y asegurando que este no es el único episodio que repartidores de comida viven en la ciudad de Rosario. Muchos de ellos han sido víctimas del robo de sus vehículos como bicicletas, dejándolos sin sus herramientas de trabajo.

A pesar de todo, una luz de esperanza nos deja esta joven con gran corazón.