Vecinos de Nápoles y hasta algunas personalidades ayudaron al hombre a recuperar su empleo como repartidor luego de ser víctima de robo. Además, recibió varias ofertas de trabajo para cambiar su rubro.

Salir a la calle es un problema que muchos tememos pues ser víctimas de un robo o de violencia es algo que realmente nadie quiere vivir, más cuando se puedan llevar algo tan preciado como tu herramienta de trabajo. Sin embargo, debemos tener fe de que existe personas con enorme corazón que siempre estarán allí para ayudarnos pese a los momentos complicados, incluso si no te conocen.

De esa forma fue como una vecindad de un barrio en Nápoles, Italia, dio el ejemplo y se comprometieron con su vecino de 52 años quien fue víctima de un violento robo de su motocicleta mientras trabajaba como repartidor de aplicaciones de comida.

GEC

Gianni, el repartidor de comida italiano, se encontraba trabajando como de costumbre cuando, de un momento a otro, se encontró acorralado por ocho personas quienes intentaban de quitarle a toda costa su motocicleta. 

Gracias a las grabaciones de la cámara de seguridad del sector, se puede ver como Gianni —pese a ser golpeado y atropellado— no dejaba de luchar por su motocicleta pues sabía muy bien que su única herramienta de trabajo para mantener a su esposa e hijos.

Pese a sus intentos, nada sirvió y tras una dura golpiza, los criminales lograron quitarle su motocicleta y escapar del lugar sin dejar rastros. 

Facebook Francesco Emilio Borrelli

La situación fue realmente frustrante para Gianni quien no resultó gravemente herido tras el atraco, sin embargo, jamás imaginó que su historia llegaría tan lejos y que tantas personas de buen corazón estarían dispuestas a ayudarlo. 

Entre vecinos de Nápoles, en la zona de calata Capodichino, organizaron una recaudación de fondos que en apenas dos horas superó los 11.000 euros, más de 12 mil dólares, que incluso obligó a sus organizadores a bloquear las donaciones. Por ejemplo, un jugador de fútbol italiano llamado Mohamed Fares donó 2.500 euros a la causa.

IL SECCOLO XIX

Además de la enorme cantidad de dinero, a Gianni también le llegaron cientos de ofertas de trabajo para que deje de trabajar sobre una motocicleta a su edad y pueda tener un empleo menos riesgoso.

“Nápoles tiene un corazón enorme y le doy las gracias a todos los que quisieron ayudar. Fui carnicero durante 27 años, me gustaría volver a vivir de eso, pagar mis impuestos y ser honesto” dijo el emocionado hombre tras la gran ayuda de su pueblo.

Corriere TV

Sin embargo, las buenas noticias no terminaron ahí, pues solo unos días luego del ataque y como un enorme regalo de Navidad, la policía terminó por encontrar su motocicleta robada en el hogar de los ladrones, todos menores de edad.

Una historia que nos demuestra que la unión hace la fuerza.