Por Lucas Rodríguez
1 julio, 2019

Aparte de rico, tenía buenas intenciones: las ganancias conseguidas al cortarlo fueron donadas a caridad.

Algo hay en nuestra esencia como seres humanos, que nos hace querer ir siempre más allá. Detrás de decisiones tan diferentes como llegar a la luna o aumentar a tres las normales dos cucharas de azúcar que le echamos al café, descansa el mismo ímpetu por superarnos y ver qué hay más allá del horizonte. Para medir estas cosas está el famoso Record Guinnes, una lista de logros que celebran a las personas que consiguieron ir más allá que todo el resto.

@guinnessworldrecords

Cada vez que se rompe un record, es motivo de regocijo. Pero cuando se trata de uno relacionado con comida, quizás debemos ir aun más allá con las mismas celebraciones. Así fue con el objetivo que se propusieron en Feltmann’s, una tienda de hotdogs en Coney Island, Estados Unidos, con el ejemplar de carne y salchicha más grande del mundo. 

Facebook: Feltmann’s

Las impresionantes medidas de este monstruoso hotdog son 1 metro y 52 centímetros de largo, los que significaron unos despampanantes 29 kilos de peso.

Youtube: PIX11 News

Además de romper oficialmente el record Guinnes del hotdog más grande del mundo, la monumental obra de Feltmann’s se convirtió en un gran gesto de generocidad. Luego de su medición, el hotdog fue cortado en varias partes más pequeñas, las que se procedió a vender por 10 dólares cada uno. Todas las ganancias generadas con esto fueron luego donadas a un centro para el tratamiento de los problemas de salud mental de los veteranos de guerra. 

No importa por dónde se lo considere, el de Feltmann’s fue realmente un hotdog memorable.