Por Catalina Maldonado
22 abril, 2021

Muchos somos parte de grupos de Whatsapp de alguna comunidad y siempre ocurren malos entendidos. Esta vez, una torta desató la polémica.

Sabemos que la tecnología nos ha acercado más que nunca, y si antes todo debía comunicarse a través de llamadas o incluso por cartas, ahora el celular nos conecta de inmediato. Por eso, a través de aplicaciones como WhatsApp se hacen diversos grupos para mantener a más de una persona comunicada. Desde los famosos chats escolares, también son muy populares (e irritantes), los chats de vecinos. 

Miles de personas — incluyéndome— pertenecemos a un chat de vecinos, donde estamos al tanto de las novedades y sobre todo, de las quejas de nuestra comunidad. Esta vez, una torta se robó la atención de una comunidad, donde varios se involucraron luego de que una vecina reclamara que “le habían sacado un pedazo”. 

Pixabay

A través del Instagram @estimadosvecinos, compartieron el “drama” que vivió una habitante de un edificio cuando se dio cuenta de que el conserje le había entregado su pastel por equivocación a otro vecino.

“Hola alguien del 506 subió un pedido mío por equivocación. Es una torta. La necesito devuelta”, fue lo primero que esta angustiada vecina escribió por el grupo de Whatsapp. Minutos más tarde, ella misma volvió a escribir indignada para informar que “habían sacado un pedazo”. 

Instagram @estimadosvecinos

Sin embargo, la situación no quedó en este simple reclamo y es que, la persona que había tomado ese trozo de pastel se pronunció en el mismo chat. “Hola, encuentro una falta de respeto que digas eso sin saber qué pasó”, comenzó escribiendo. 

La joven, identificada más tarde como Catalina, comenzó a explicar que su novio le había enviado un regalo de pascua y por error, el conserje le pasó esa torta que justamente tenía un conejo de pascua sobre ella.

Instagram @estimadosvecinos

También indignada, la chica dijo que “se había ofrecido a pagar la totalidad de la torta”, pero que encontraba bastante de mal gusto exponer la situación por el chat de vecinos sin saber lo que había una explicación por detrás.

Finalmente, la mujer dueña de la torta decidió pedir disculpas públicas por el mal entendido y todos apoyaron su noble actuar, pues “todos nos podemos equivocar”. Por otro lado, un vecino agregó la cuota de humor escribiendo: “Igual ahora compartamos la torta todos”. 

Whatsapp y sus malos entendidos nunca faltan.