Por Antonio Rosselot
14 mayo, 2019

Ahora es cuando uno se cuestiona la conveniencia del «Netflix and Chill» con su pareja…

Ah, el amor. Eso que te hace hacer cosas que nunca antes hubieses pensado que harías. Ese que te hace sufrir como un condenado cuando las cosas van mal. Ese que te hace estar en forma para impresionar a tu pare…ah, bueno, ese último punto es algo cuestionable. Porque sí, en un comienzo uno trata siempre de estar en la mejor forma física para dejar una buena impresión en la otra persona, pero esa idea se deja totalmente de lado cuando la relación progresa y las confianzas se van afirmando.

Y si bien era un secreto a voces, ahora hay un respaldo científico para afirmar que las personas que están en una relación de pareja tienen un mayor peso que las solteras, en un promedio de casi seis kilos más.

We Heart It

El estudio fue llevado a cabo en la Universidad Central de Queensland, Australia. En una investigación que se extendió por diez años y donde participaron cerca de quince mil estudiantes voluntarios, Stephanie Schoeppe, la autora del estudio, preguntó a los estudiantes respecto a sus hábitos alimenticios, pasatiempos, relaciones de pareja y actividad física. Una vez recabados los datos, sólo hubo que cruzar la información y relacionar el peso con el «estado civil» de los participantes.

Entrando en detalles, el estudio arrojó que las personas solteras son en promedio 5,8 kilos más delgadas que las personas emparejadas. Cuando se inicia una relación de pareja, las partes generalmente dejan de cuidar su figura porque ya no tienen que impresionar a nadie, lo que sí sucede en las primeras citas, donde las personas tratan de no comer demasiado y llamar la atención por su físico trabajado.

En ese sentido, la tecnología también ha hecho de las suyas. La masificación de las plataformas de streaming y la televisión a demanda ha hecho que las parejas se vuelvan más sedentarias, prefiriendo quedarse en casa echados viendo una serie en vez de salir a pasear o hacer actividades al aire libre. Y cuando llega el primer hijo o hija, está también comprobado que los padres suben de peso.

Freepik

En fin, hay muchos factores que inciden en nuestro aumento de peso al estar en pareja. Pero todo esto da lo mismo si estás acompañado de una persona a la que amas, respetas y en la que confías. Así que no sufras la condena moral de los gordos y dale rienda suelta a tu apetito, porque la comida también es amor.