Por Pamela Silva
4 julio, 2019

Estas son las leyes que necesitamos

Hay múltiples estudios que confirman que tomarse una o dos cervezas al día es beneficioso para la salud, tanto mental como físico. Y que hacerlo justo después del trabajo, es ideal para relajarse y enfrentar el día siguiente de mejor manera.

Pero Mario Zamora Gastélum, un senador mexicano del PRI, acaba de proponer en el parlamento de su país una iniciativa que dejará a mas de algún fanático de la cerveza muy, pero muy feliz.

Zamora quiere que sea permitido por ley que las personas puedan tomarse uno o dos vasos de cerveza al día durante la jornada laboral, en el trabajo.

Senado TV

No es una broma, realmente presentó el proyecto de ley de forma formal ante todos su compañeros senadores que no tomaron la propuesta tan bien como nos hubiese gustado.

Sus argumentos para el proyecto eran que durante la jornada laboral, sobre todo para los trabajadores de gobierno, si alguna comunidad los invita a tomar no pueden aceptar, porque es ilegal.

“Si le invitan unas cervecitas y se las toma va a estar faltando a la ley. O mi amigo Cruz Pérez Cuellar, que me consta que chambea, a lo mejor un viernes, después de sesión de jueves, va con nuestros amigos tarahumaras y le invitan unos tehuinos, y vas a decir que no porque es ilegal”.

-Mario Zamora Gastélum.

Shutterstock

Zamora trató lo más posible de que sus compañeros senadores aceptaran su propuesta, así que no dudo en hacer un discurso que habría dejado al mas frío de los presentes un poco emocionado.

“Le pido con toda humildad y sinceridad, algo que sé comparten mis compañeros de Morena y sobre todo mi amigo Félix Salgado, que en este voto haya honestidad valiente. Pido que se retire la fracción tercera del artículo 21 y que a hora de trabajo pueda uno tomarse dos o tres cerveceras sin ningún problema y sin sentir que está faltando alguien a la ley”.

-Mario Zamora Gastélum.

Por supuesto, rechazaron la propuesta y la idea de disfrutar un par de cervezas durante el trabajo solo quedara como el recuerdo de algo precioso que pudo haber sido, pero no fue.