Por Teresa Donoso
18 mayo, 2017

Un bocado y quedarás en las nubes.

Los muffins son la forma perfecta de tomarte un break, disfrutar de un rico postre, empezar el día o simplemente decirle a alguien que lo amas… pero con comida. En lo personal, creo que son uno de los platos dulces más fáciles de preparar y si pesas todo con cuidado jamás tendrás problemas. En esta ocasión queremos compartir contigo una receta extremadamente dulce que de seguro te ayudará a alegrar hasta el más triste de los días.

Ingredientes:

– 370 ml de leche condensada.
– 5 huevos.
– 120 gramos de harina.
– 6 gramos de polvos de hornear.
– 50 gramos de mantequilla derretida.
– Azúcar glas para espolvorear.

Preparación:

1. Precalienta el horno a 180ºC.
2. En un bol mezcla la leche condensada con los huevos, añade el harina tamizada, los polvos de hornear, la mantequilla y revuelve hasta formar una mezcla homogénea.
3. Enmantequilla 12 moldes para muffins y rellénalos en 3/4 partes con la masa.
4. Hornéalos durante 15 minutos, espolvoréalos con azúcar glas, ¡y disfruta!

Se me hizo agua la boca. ¿Con quién te gustaría compartir esta delicia? Cuéntanos en los comentarios, queremos saber.