Por Andrea Araya Moya
25 agosto, 2017

Al parecer, el queso es la fuente de la vida eterna.

El queso es uno de esos alimentos que nunca pueden faltar en una receta perfecta. Lo disfrutamos a solas, en algún cóctel o cuando comemos una pizza. En serio, ¿qué plato no se vería perfecto sin un poco, o mucho, de queso? ¡Es lo mejor! Bueno, dejemos el amor por el queso a un lado y centrémonos en que la ciencia te dará una gran noticia si eres fanático de este alimento, pues resulta que quienes adoran el queso viven mucho más que aquellos que no.

Según una investigación publicada en la revista Nature Medicine, los quesos añejos contienen una sustancia, perteneciente al grupo de poliaminas, que reduce el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares, además de aumentar la esperanza promedio de vida y, ojo, ralentizar el envejecimiento.

Para dar con este resultado, los investigadores experimentaron en ratones de laboratorio y notaron que el consumo regular de poliaminas aumentaba la vida de los roedores. Luego de esto, y para reafirmar su teoría, los científicos hicieron una encuesta entre 800 habitantes de Italia. En esta investigación, los científicos descubrieron que aquellas personas que consumen queso frecuentemente son menos propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares o alguna insuficiencia cardíaca.

Por otro lado, los científicos creen que las poliaminas que están en el queso ayudan a las células del organismo a eliminar toxinas, lo que ayudaría realmente en la salud o, mejor aún, rejuvenecer.

Eso sí, no olvides que el queso, aunque sea rico, es bastante calórico y no es como para comerlo en exceso. Aunque, tampoco nadie te niega disfrutar de este elixir de vez en cuando.

Además, ¡es tan delicioso!