Por Camilo Fernández
3 agosto, 2018

La otra opción es comerse el envase completo de una sola vez.

Nunca pensamos que el helado, nuestro mejor amigo, pudiera traicionarnos. Pero hay una posibilidad de que nos haga un gran daño y terminemos enfermos, y no precisamente por comer mucho. Prueba de esto es que 3 personas murieron por comerlo en Kansas (EE. UU.) por estar contaminado con Listeria.

Que el alimento esté contaminado, claramente no es culpa del consumidor, sino que de las medidas de producción y distribución de la empresa, pero si se derrite y luego lo volvemos a la nevera, la culpa también puede ser de nosotros. 

Pixabay

Si dejamos que el helado fuera del refrigerador por mucho tiempo y luego lo volvemos a su interior, puede ser un tremendo error, según indica el Daily Mail.

Este alimento derretido es la combinación perfecta de leche, azúcar y líquido para la producción de bacterias como las Listeria, la responsable de una infección que provoca diarrea, náuseas, fuertes dolores de cabeza, temperaturas febriles, dolores de estómago y rigidez muscular.

Pixabay

En embarazadas, la listerosis incluso puede llevar a abortos espontáneos y pérdidas fetales. 

Que los helados se contaminen con listeria no es común, pero esta bacteria causante de enfermedades de transmisión alimentarias puede multiplicarse en bajas temperaturas habituales en refrigeradores, según describe la OMS.

Pixabay

La misma bacteria puede ser encontrada en carnes procesadas, quesos sin pasteurizar y leche sin pasteurizar.