Por Lucas Rodríguez
20 mayo, 2020

Puedes dormir en paz: los gusanos no son tóxicos ni nada. Aun así, es de esas cosas que preferíamos no saber.

Dicen que hay algunos cosas que es mejor no conocerlas. De la misma manera en que cuando somos niños, nuestros padres ocultan parte de la información del mundo que nos rodea, cuando somos adultos los científicos y especialistas muchas veces prefieren quedarse ellos mismos con cierta información en torno a las cosas que hacemos o consumismos a diario.

Unsplash

No estamos tratando de sonar conspirativos: con un poco de búsqueda por internet y recopilación de información, podemos dar fácilmente con estos datos. Lo que estamos tratando de decir, es que los especialistas a ratos prefieren omitir ciertas cosas. Saben que el público tenemos la infinita capacidad para entender mal y exgerar ciertos datos que puede que no sean tan terribles como suenan. Es una decisión que respetamos, debido a que ellos son los que saben.

Unsplash

Como enemigo número uno del conocimiento oculto, siempre estará el Internet. Las redes sociales se han encargado por mucho tiempo de sacar a la luz trucos, secretos y misterios que no sabíamos estaban ahí mismo, entre las cosas que usamos o consumimos a diario. La más reciente de estas, es una que, honestamente, nos tiene algo horrorizados. 

Unsplash

Antes de que pasemos al video que cambiará tu vida, te queremos dar nuestra certeza de que lo que vas a ver no es en lo absoluto algo que vaya a dañar tu vida. Es solo… algo desagradable de ver:

Como puedes ver a esta simpática usuaria de TikTok asegurarnos, cuando sumergió una frutilla en agua con sal, ocurrió algo bastante terrorífico. De dentro de ese sabroso postre que comemos con muchísima frecuencia, unas pequeñas larvas de gusano comenzaron a salir a la superficie. Estamos seguros que el postre con fresas que tenías en mente para preparar este fin de semana no incluía a este pequeño animal entre sus ingredientes. 

Gilaxia / Getty Images

Como decíamos un poco más arriba, puedes dormir tranquila. Las guías sanitarias mundiales tienen identificados a estas criaturas. Son una de tantas larvas y pequeños gusanos que habitan las frutas y verduras que consumimos. No son en lo absoluto dañinas para la salud: nuestro sistema digestivo tiene capacidades de sobra para disolverlos antes de que comiencen a caminar por nuestras entrañas.

@callmekristatorres

Y con esa hermosamente terrible imagen, dejamos a criterio tuyo hacer el experimento. La mujer del video no fue capaz de comerse las frutillas luego de notar este secreto. Pero sí se las dio a su hija. Qué gran madre.