Por Gabriela Medina
14 Julio, 2017

No, no le ponemos azúcar a la salsa Napolitana.

Se puede decir que la pasta es el plato favorito de la mayoría de la población mundial. Cómo no amarla si su versatilidad en formas y sabores, además va acompañada, usualmente, por una maravillosa salsa de tomate. Pero, ¿cuál es el secreto para que esa salsa quede increíble y con el toque justo de dulce? Aquí te damos la respuesta.

Simplemente cuando estés sofriendo la cebolla con el ajo, corta pedazos muy finos y pequeños de zanahoria y agrégalo en el sartén (para que no te quede muy espesa y los pedazos se deshagan en la salsa).

Sí, eso, literalmente, es todo. Las zanahorias tienen un dulzor natural, por lo que lograrás una salsa azucarada con ingredientes muy naturales.

¿No te parece genial?

Intenta este truco y cuéntanos cómo te quedó.