Por Javiera Oliden
17 agosto, 2017

No son tan inofensivos como creerías.

Hay muchas cosas en la cocina que no podrías hacer sin un sartén, o que por lo menos serían más difíciles de hacer. Es por eso que tu sartén de hierro es uno de tus mejores amigos en la cocina. Para que te dure lo más posible, debes cuidarlo de manera apropiada.

Por ejemplo se recomienda curarlos antes de usarlos por primera vez para extender su vida útil y para mejorar su funcionamiento, y por lo general se dice que se deben lavar solo con agua.

Si eres de los que se preocupan de esas cosas, tal vez te sorprenda saber que, como explican en el Washington Post, no se recomienda preparar tomates en el sartén en exceso.

Aunque el riesgo para la salud es realmente bajo, comidas muy ácidas como la salsa de tomates pueden perjudicar el proceso de curado, pues el hierro reacciona al ácido.  En casos extremos, cuando se mantiene la comida por mucho tiempo en el sartén, esto puede hacer que quede con un sabor metálico. 

Ahora bien, y un poco contradictoriamente, si el curado del sartén está bien hecho, el sartén estará protegido casi totalmente de las comidas muy ácidas. En otras palabras, lo mejor que puedes hacer para prevenir problemas es curar tu sartén.

En resumen, aunque no es algo por lo que debas entrar en pánico ni mucho menos, sí eres un fanático de la salsa de tomate es importante que lo tengas en cuenta porque afectará la vida útil de tu sartén.

¿Crees que cuidas bien de tu sartén?