Por Camilo Fernández
4 octubre, 2018

Sí, puede tengas que botar ese trozo de comida.

Tú, un grupo de amigos y una mosca. Este último invitado es infaltable en todas los almuerzos al aire libre. Por más que la eches con la mano, volverá a posarse en el plato mil veces más. Cuando ya te rindes, siempre sale alguien a lo “Karate Kid” quien la quiere atrapar con las manos. Y no, no resulta.

¿Qué pasa cuando una mosca se para en tu comida? ¿Dejas de comer o te da lo mismo?

Según el entomólogo y director de servicios de Orkin, Ron Harrison, las moscas son hasta dos veces más sucias y, por tanto, transmiten más patógenos que las cucarachas”.

Pixabay

La diferencia está en que las cucarachas se alimentan de restos de comida y no de cosas podridas, como las moscas.

Cuando una mosca se posa sobre tu comida expulsa todo lo que lleva en su estómago para poder descansar, siendo un portador de microorganismos que pueden provocar enfermedades, como informa La Vanguardia.

Pixabay

“El problema es cuando los microbios que transportan las moscas entran en contacto con alimentos no cocinados y se dejan en condiciones favorables al crecimiento de bacterias, por ejemplo, fuera de la nevera”, explica al mismo medio el zoólogo y profesor de Biología Ambiental y Biodiversidad de la Universidad de Navarra, Enrique Baquero.

Salmonela, tifus, lombrices y cólera son algunas de las enfermedades que arriesgamos si esto llegara a pasar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo está preparado para eliminar los microbios que nos pueden dañar.

Pixabay

Con esta información, tal vez lo mejor sea dejar de comer ese pedazo donde la mosca se paró y apartarla. Pero tampoco es para espantarse tanto.