Por Camilo Morales
13 noviembre, 2020

Los padres de Irdina Kaisara quisieron darle la sorpresa de regalarle productos Nestlé, que son sus favoritos. Fue ahí cuando un camión repleto de helados se estacionó fuera de su casa. Un hecho que nunca olvidará ❤

Una de las fechas más esperadas por los niños, además de la Navidad o el Día del Niño, es el día de su cumpleaños. Ya que es en este día en el que pueden recibir sus más deseados regalos . Y eso fue lo que le ocurrió a una niña de Malasia, que luego de un hecho desafortunado pudo cumplir uno de sus sueños.

Irdina Kaisara, una niña que vive en el tranquilo vecindario de Bagan Datoh, Perak, en Malasia, que acababa de cumplir siete años y un camión de Nestlé cargado con helados la sorprendió con una visita en su casa.

World of Buzz

Tal como ha sucedido a lo largo del mundo, los habitantes de Malasia también han tenido que posponer y cancelar eventos masivos por la pandemia de coronavirus. Esto obligó a Irdina a no poder celebrar su cumpleaños junto a sus amigos. Pero eso no impidió que sus padres le tuvieran una gran sorpresa para ese día tan especial.

Según informa World of Buzz, los padres de la niña, Izmarina e Ikram Kamil sabían que los dulces favoritos de Irdina eran los de Nestlé. Por eso, intentaron utilizar el servicio de entrega a domicilio de helados de esa empresa para que llegara hasta su hogar. 

World of Buzz

Pero el hecho desafortunado fue que, en un principio, desde la empresa le informaron a la madre que su pedido había sido cancelado debido a que el vecindario de Bagan Datoh estaba fuera de la cobertura de servicio de Nestlé.

Ahí fue cuando Izmarina no quiso resignarse y acudió directamente a Nestlé para reclamar por lo sucedido y mostrar su molestia. Les explicó que los productos Nestlé eran los favoritos de la niña y que esperaba que el camión pudiera llegar para el día de su cumpleaños.

World of Buzz

Entonces cuando ya parecía todo perdido, la familia recibió un llamado de Nestlé el mismo día del cumpleaños de Irdina en donde les decían “¡Sorpresa! Vengan afuera”. Entonces, se encontraron con el camión azul repleto de helados estacionado frente a la casa.

En un comunicado que la empresa dio a World of Buzz explican que ese era un gesto de buena voluntad para agradecer a esa familia por el apoyo y la lealtad con sus productos.