Por Lucas Rodríguez
2 diciembre, 2020

A lo largo y ancho de Estados Unidos, la cadena de cafés asumió la responsabilidad de mantener despiertos a los profesionales más importantes de todos. No es primera vez que deciden poner de su parte en esta lucha contra el virus.

Por mucho que ya hayamos llegado al final del año, aguantado de mejor o peor manera este rarísimo año de pandemia, el COVID-19 sigue allá afuera. Las vacunas están muy cerca, pero no podemos cantar victoria aun: debemos seguir creyendo en nosotros mismo y en quien nos rodea, cosa de conseguir salir adelante con buenos ánimos y más sabios que antes. Necesitamos todo lo que podamos aportar al respecto, especialmente si tenemos la capacidad de hacer una diferencia. 

Starbucks tiene esto claro. En un reciente comunicado, la cadena de cafés más grande del mundo señaló que para diciembre liberará de costos a sus cafés (fríos o calientes, dulces o amargos) para todos los trabajadores de la salud de Estados Unidos. 

Unsplash

Tomando en cuenta que estamos hablando de una población total de 328.2 millones, es posible que la cantidad de cafés gratuitos asciendan a la población total de un país más pequeño:

“Ha sido un año extraordinariamente difícil, especialmente para los profesionales de la salud y voluntarios que sirven a nuestras comunidades. Queremos demostrarles nuestra gratitud a estas valientes personas que nos protegieron todos los días, con un pequeño gesto de gratitud en forma de una taza de café.” 

–Virginia Tenpenny, vice presidenta de Starbucks, en un comunicado oficial

Lo impresionante de esta oferta de caridad, es que se extiende a doctores, enfermeras, trabajadores de la salud, encargados de farmacias, bomberos, paramédicos, policías, dentistas, especialistas en salud mental, miembros del equipo de un hospital y militares que estén prestando servicio activo. 

Unsplash – imagen de referencia

Desde que comenzará la pandemia, Starbucks ha hecho más de un evento de regalar café y ayuda a los trabajadores de la salud. Hace poco anunció la donación de 100 mil dólares a la National Alliance on Mental Illness (NAMI), para ser ocupados en dar ayuda a quienes quizás no sufrieron las consecuencias físicas del coronavirus, pero sí las psicológicas. 

Unsplash – imagen de referencia

Nadie puede negar que este año de pandemia fue realmente horrible. Pero sí pudimos sacar algo en limpio, fue darnos cuenta que cuando trabajamos en equipo hacia un objetivo en común, podemos lograr muchísimo más que cuando nos enfrentamos uno a otro y nos dejamos de escuchar. Compañías como Starbucks están demostrando que es posible poner de su parte y ayudar con lo que tienen a los miembros más sacrificados de nuestra sociedad. La amabilidad y bondad son las mejores fuerzas del progreso.