Por Antonio Rosselot
2 junio, 2020

La cadena de supermercados Sheng Siong (Singapur) se ha preocupado de muchas familias que sufrieron pérdidas por culpa de la pandemia: de manera anónima, se han paseado por varios funerales dejando aportes monetarios para ayudar a cubrir los gastos del evento.

A medida que la pandemia de COVID-19 continúa afectando con fuerza a muchas economías alrededor del mundo, sus efectos se han ido sintiendo con fuerza en el ciudadano/a promedio, que en muchas ocasiones ha perdido su trabajo o le han reducido el salario. Por lo mismo, en tiempos como éstos, todo tipo de aporte monetario sirve.

Claro que no esperamos recibir esos aportes de los que consideramos como «poderosos», como una cadena de supermercados, por ejemplo. Aunque eso fue justamente lo que sucedió en Singapur, en una historia que inspira tanto como sorprende.

Getty Images

El usuario Caleb Low compartió una imagen acompañada de un relato en su perfil de Facebook, contando que se había tomado unos días de su trabajo para ayudar en la organización y recepción del funeral de la abuela de su esposa.

Como es costumbre en algunos países asiáticos, quienes atienden al funeral generalmente donan algo de dinero a la familia afectada —lo que se conoce como «oro blanco»—, para ayudarla a costear el evento. En un minuto, escuchó un revuelo cerca del libro de donaciones y se acercó a ver qué sucedía.

FB: Caleb Low

Pareció ser que, en algún punto del funeral, un representativo de la cadena de supermercados Sheng Siong —la tercera más grande del país— llegó al evento y trató de hacer una silenciosa donación de 200 dólares singapurenses —unos USD $140 — a nombre de la compañía. El hombre fue descubierto y al ser consultado por uno de los familiares de la difunta, señaló lo siguiente:

«De hecho, trabajo en Sheng Siong. Nuestra gerencia nos dijo que diéramos una vuelta por el sector y buscáramos funerales, para entregarles una pequeña contribución financiera. Por eso estoy aquí».

Singapore Financial Review

Caleb se impresionó con el acto desinteresado de la empresa y, al buscar con más profundidad, se enteró de que otras familias también habían recibido aportes de Sheng Siong; esto generó una ola de comentarios positivos y agradecimientos hacia la cadena de supermercados en las redes sociales.

Y esa es la definición de una ayuda con sentimiento e intención: un aporte alejado de las cámaras y el revuelo mediático, que sólo busque ayudar a las familias más afectadas y que están sufriendo por la pandemia. ¡Bravo!