Por Catalina Maldonado
1 septiembre, 2021

Mientras una mujer comía tranquila en Playa del Carmen, un hombre disfrazado de sacerdote hizo la táctica perfecta para robarle el teléfono. Nadie desconfió que un “miembro de la iglesia” podría robar.

Si bien todos estamos familiarizados con ladrones que amenazan directamente con robar, lo cierto es que existen técnicas casi sacadas de una película para conseguir hurtar a alguien en su propia cara. Tal como lo hizo este hombre al disfrazarse de sacerdote.

A través de las redes sociales, circula un video donde muestra todos los sucesos que llevaron a que un supuesto sacerdote le robará el celular a una mujer en pleno día en Playa del Carmen, México. 

TripAdvisor

De acuerdo a lo indicado en los reportes, los hechos ocurrieron en el estado de Quintana Roo, cuando un hombre se acercó vestido como un sacerdote y comenzó a conversar con una mujer, de lo que parecía ser algo relacionado a la religión.

Incluso, en los primeros segundos de grabación, el hombre saca la Biblia que llevaba consigo y dialogó con los clientes que estaban sentados para hablarles de religión. Sin embargo, fue con esta táctica donde pudo robar el teléfono de la mujer.

YouTube Raúl Díaz

Resulta que mientras el sujeto vestido de sacerdote hablaba con los clientes, él tenía todo el tiempo localizado el lugar donde estaba el celular de la mujer y por eso, cada tanto ponía la Biblia sobre la mesa.

En un primer intento de coger el celular no lo logró, pero fue a la segunda vez que dejó la biblia sobre el celular que logró su cometido: en ese momento recogió tanto la biblia como el celular y rápidamente lo guardó. 

YouTube Raúl Díaz

Los hechos que se ven en el video son narrados por el dueño del restaurante en Playa del Carmen, quien no solo se sorprende por el robo del supuesto sacerdote si no también por su actitud despreocupada luego de concretar su cometido. 

Como se puede ver, el ladrón no hizo ningún esfuerzo por alejarse del lugar, sino que incluso se quedó a conversar con el gerente del restaurante, mientras los afectados ya habían notado la pérdida del celular. Sin embargo, claro, nadie dudó del “sacerdote”. 

Una técnica de robo que se ve poco…