Por Lucas Rodríguez
22 marzo, 2019

La quemazón que esta bebida le podría llegar a producir a nuestras gargantas aumentaría el riesgo de cáncer en un 90%, dicen los expertos.

Cuando llega el invierno, las bajas temperaturas comienzan a recorrer las calles como un rumor y los resfríos están a la orden del día, hay pocas cosas que nos hagan sentir tan rejuvenecidos como un rico té tibio acompañado de un buen libro. 

Pixabay

Pero recientemente, la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, ha concluido que hay que tener mucho más cuidado del que uno normalmente tiene al beber esta infusión de hierbas y agua caliente. 

Tomar el té demasiado caliente, como por ejemplo cerca de la temperatura de ebullición, obligaría a la garganta a hacer frente a un líquido que está a cerca de 60 grados. Esto la podría dañar muchísimo, incluso a largo plazo. 

Pixabay

Durante su trabajo de campo, los expertos del estudio identificaron 317 casos nuevos de cáncer esofágico entre el 2004 y el 2017. Esto se cruzó con el seguimiento de 50,045 personas de 40 a 75 años y sus hábitos de alimentación. 

https://www.instagram.com/p/BvTF2E-lfdy

Una gran cantidad de casos de cáncer esofágico, coincidían con los que toman el té demasiado caliente: el riesgo de contraer esta enfermedad aumentaba en 2,4 veces.

Justo cuando creías que la ciencia no podías seguir arruinando las cosas que disfrutamos.