Por Valeria Urra
7 junio, 2022

El niño de tan solo 3 años muchas veces se veía abrumado al ir de compras con su madre, pero los trabajadores de Asda han logrado manejar y tranquilizar la situación. Ahora ambos van feliz al lugar.

Hudson Wickes, de 3 años, es un niño de Darlington, Reino Unido, que padece Trastorno del Espectro Autista (TEA) y, por su condición, muchas veces se veía abrumado en ciertos lugares, especialmente al ir de compras, pero gracias a unos encantadores trabajadores del supermercado Asda, la situación ha cambiado positivamente.

Mags Lunn, operaria del supermercado, notó lo angustia que sentía Hudson, así que decidió cuidarlo y contenerlo, hecho que repite cada vez que el pequeño va al local, entregándole incluso una camisa verde (como la que tiene ella) para que la use siempre que se encuentre ahí.

PA Media

El niño ahora corre a abrazarla cuando entra a la tienda, la considera su amiga y se volvió fanático de Asda, haciendo una pequeña versión de la cadena en su hogar.

La madre de Hudson, Bex Wickens, dijo que mientras algunos clientes comentaban la conducta de su hijo, Mags y sus compañeros de trabajo hacían lo posible para calmar la situación y calmarlo.

PA Media

Mags es realmente un ser humano increíble“, afirmó Wickens, quien actualmente lleva al pequeño y a su hermana de 10 meses, Tiny, hasta cuatro veces por semana al supermercado. “Me encanta ver cómo son juntos”, agregó.

Bex comentó también que Hudson ahora persigue a Mags cada vez que van de compras y se devuelve, como mínimo, cinco veces para abrazarla, lo que cual es muy especial y poco común, ya que él no es muy afectuoso en la vida cotidiana.

PA Media

“Ella siempre es totalmente increíble con él. Ha sido testigo de los colapsos que solían causarle las compras y lo hizo sentir a gusto en un entorno que normalmente encontraría abrumador, mencionó. Mags le ha hecho la vida mucho más fácil “simplemente siendo ella misma” y está segura de que la operaria de Asda ama a su hijo tanto como él a ella.